Vale madres
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Vale madres

COMPARTIR

···
menu-trigger

Vale madres

29/01/2019

Valernos madre es el fino arte de ignorar, de restarle total y absoluta importancia a las cosas.

Es un blindaje que nos protege y pase lo que pase o se diga lo que se diga, no contiene materia de interés y no produce impulso alguno que provoque interactuar.

Valernos madre tiene sus ventajas; cuando la dosis de “madres” es exacta, nos ayuda a respirar y no pensar. Nos obliga a canalizar nuestra energía en cosas que consideramos más importantes.

Valernos madre puede ser también una herramienta muy útil para escapar de nuestros problemas.

La madre no requiere explicación porque simple y sencillamente nos vale.

Por eso Pedro Caixinha está en todo su derecho de valerle 100 toneladas de madre lo que se diga o se deje de decir en la prensa. Puede abrazarse a aquella costumbre de muchos entrenadores que diiiicen no leer el periódico, no ver la televisión, no escuchar la radio ni navegar en las aguas de las redes sociales.

Pero la ecuación podría ser de ida y vuelta: si a Caixinha le vale madres lo que se diga (muy válido, repito), a nosotros igualmente nos vale madre si se enoja, grita y no se comporta de manera adecuada. Nos pagan por preguntar, así de simple. Ya cada quien es responsable del grado de inteligencia y estudio con la que formula sus preguntas.

El problema es la sensibilidad de muchos entrenadores y la complejidad para llevar una buena conferencia de prensa, ya que cuando se busca hablar de futbol, el técnico no se “rebaja” para hablar con los reporteros, y cuando se pregunta por otro tipo de cosas relacionadas al futbol y su entorno, de chismosos no nos bajan... Así vale madres.

No califico ni señalo su manera de conducirse, pero me causa curiosidad que si tanta madre le vale lo que se dice, por qué tanto grito y alboroto. Es pregunta.

Antes de que me pase del espacio que amablemente me otorga El Financiero y “valga madre”, una reflexión. A la gente le vale madres lo que a mí me vale madres o al mismo Pedro le vale madres, lo que verdaderamente importa es que Caixinha cumpla con las expectativas y se ponga a la altura de las enormes inversiones que el club ha hecho para darle el equipo que pidió. Se llama título de Liga, mismo que debe llegar antes de que esto valga madres.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.