El crucial momento de Giovani
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El crucial momento de Giovani

COMPARTIR

···

El crucial momento de Giovani

08/02/2019

Gerardo Martino es políticamente correcto al decir que si a 30 días de ser técnico de México uno de sus puntos de partida es la naturalización de futbolistas, estaría empezando mal su trabajo; “yo tengo que pensar en los futbolistas que tengo disponibles y empezar a trabajar con ellos”.

Eso no quiere decir bajo ningún concepto que ha descartado llevar jugadores naturalizados al Tri, sólo que de arranque no están en la órbita.

Una nueva etapa está por iniciar con lo que puede, más que con lo que quiere, pero de igual forma será provechosa esta primera toma de contacto en el “miniciclo” venidero.

Llamará a jugadores de la Liga y, probablemente, a los que hoy están de vacaciones y juegan en la MLS, entre ellos, Giovani dos Santos, a quien el Galaxy piensa retirarle la etiqueta de jugador franquicia y, por ende, alejarlo de los 6 millones de dólares que percibe al año. La nueva oferta sería por 1.5 millones de dólares con la opción de extenderle uno año más, es decir, hasta 2020.

Siendo sinceros, Giovani no ha estado al nivel de su salario y las expectativas. Ha sido mucho menos de lo que esperaban en el equipo.

Un futbolista que con el paso de los años se aleja más del que algún día fue y al parecer ha renunciado a llegar a donde todos pensábamos, por sus condiciones, llegaría algún día.

El futbol le ha puesto varias luces amarillas en el camino y quizá esta sea la última. Aun así la vida le sigue sonriendo, ya que su salario sigue siendo considerable y las oportunidades con la Selección Mexicana estarán ahí.

En mayo cumple 30 años: por edad, condiciones y posibilidades, esto podría representar una gran oportunidad para relanzar su carrera; depende de la madurez y la perspectiva, de no ser así, entonces estaremos hablando que este fue el punto de quiebre, el momento que marcó el inicio del fin.

La pelota, como siempre, está en su cancha.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.