25 años del Consejo Regulador del Tequila
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

25 años del Consejo Regulador del Tequila

COMPARTIR

···

25 años del Consejo Regulador del Tequila

29/05/2019

El aniversario 25 del Consejo Regulador del Tequila (CRT) ofrece un buen motivo para la reflexión acerca del desempeño que ha tenido en el éxito de la más importante Denominación de Origen (DO) mexicana, y los postulados para su crecimiento futuro. El tequila ha sido el hermano mayor de las demás denominaciones de origen mexicanas, que ha logrado graduarse en el extranjero y alcanzar madurez y reconocimiento.

El momento no podría ser más propicio, a la luz de la esperada reforma que introduce la regulación de las Indicaciones geográficas a nuestro sistema, y de cara a la aprobación de los renovados tratados de libre comercio con Europa, por un lado, y con Estados Unidos y Canadá, por el otro. Ambos tratados, además del llamado CPTPP, contienen sendos capítulos de Propiedad Intelectual, con visiones disidentes en materia de Indicaciones geográficas y Denominaciones de origen.

La mayor parte de las batallas que el CRT ha librado en el extranjero han llevado a nuestro tequila a ocupar un lugar destacado en cualquier anaquel del mundo, al lado del whisky, el ron, la ginebra o el vodka. Es claro que una parte de la cultura de este país es exportada en breves dosis de “caballitos”.

La mayor parte de los esfuerzos del CRT se han encaminado al reconocimiento de la Denominación. Si bien existen tratados multilaterales que lo contemplan, como Lisboa y ADPIC, gran parte de los avances se dan en los acuerdos bilaterales, bajo formatos y mecanismos disímbolos: como marca, como “producto típico”, o recientemente, como Indicación geográfica. No importa como, el CRT ha logrado expandir el reconocimiento desde Brasil hasta China, y desde Sudáfrica hasta Nueva Zelanda, en beneficio del uso exclusivo del destilado.

Otras de las grandes batallas se han librado en litigios que se han convertido en importantes precedentes mundiales. En el caso de la cerveza “Desperados”, en Europa, se logró erradicar la mala práctica de justificar el uso de una DO en “mixers”, confundiendo gravemente a los consumidores. Otro de los temas casi resueltos, que a lo largo de los años fue desmontado, fue el del comercio ilegal que se hacía en EUA de supuesto destilado de agave surtido en carros tanque, para venta a granel que impulsaba la venta de marcas estadounidenses de pésima calidad, anunciadas como tequila.

Al cumplir el primer cuarto de siglo y mirar el recorrido, la mejor conclusión que podemos alcanzar es que, sin una entidad robusta, solvente y única para defender y administrar la DO, no habría sido posible alcanzar este nivel de reconocimiento y desempeño. Una parte medular de la consolidación del Consejo es el monopolio de la acreditación de insumos y productos, que se convierte en parte crítica en la construcción de la cadena productiva. Sin el control de ese eslabón, el cumplimiento de las normas queda en entredicho y la fuerza de los consejos reguladores se diluye. En ese contexto, la necesidad de dotar a los consejos reguladores de legislación particular es inaplazable.

En la celebración del aniversario, la pregunta que nos queda es simple: cómo trasladar a otras Indicaciones geográficas mexicanas el éxito del CRT.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.