Gestión de Negocios

Las tres tendencias del mercado de conferencias premium online

La pandemia ha ofrecido una potente oportunidad para los talentos que gozan de un desempeño en pantalla superior.

La pandemia apagó la industria de reuniones. En marzo de 2020, los protagonistas de escenarios antes multicolores se vieron forzados a posponer sus planes para reunirse presencialmente en congresos, convenciones y eventos de incentivo.

La reacción de los conferencistas premium resultó de lo más variada. Unos entraron en compás de espera "hasta que los eventos presenciales regresen", decían. Otros, sintieron la necesidad de obsequiar contenidos en toda clase de webinars. Algunos más, crearon nuevos productos para el entonces incipiente mercado de eventos en digital.

Hoy, no hay semana sin eventos online con producciones de primer nivel. Haciendo uso de distintas plataformas y de la obligada capacidad creativa de los organizadores profesionales, empresas y asociaciones están de lleno en el mundo de la emocionalidad a distancia, de la creación de experiencias virtuales relevantes, así como del ofrecimiento de opciones de relacionamiento que detonen nuevos diálogos y negocios.

A casi un año de distancia, ¿qué tendencias llegaron para quedarse para aquellos que venden conferencias online? Aquí tres para la reflexión:

1) Solo importa lo que ofrece la pantalla.- Lo que se escucha, lo que se ve, los tiempos optimizados. El dominio del tema sigue siendo esencial, pero el desempeño a cuadro es la construcción del valor percibido.

La pandemia ha ofrecido una potente oportunidad para los talentos (nuevos o consolidados) que gozan de un desempeño en pantalla superior, al tiempo que mantiene apagados a los conferencistas que no han evolucionado asertivamente al ambiente digital.

2) La bidireccionalidad es condición sine qua non.- Digital es de dos vías por definición. Algo que va y una reacción que viene. Evento online es igual a interacción continua.

La disponibilidad de instrumentos es más que extensa. Increíblemente, la disposición a pagar por sistemas de interacción profesional sigue siendo limitada.

3) El alcance es ahora mucho más global.- Por alcance y por precio, los eventos en digital están accediendo a conferencistas de cualquier latitud. En contenidos pregrabados es posible subtitular conferencias en cualquier idioma y en economías abiertas es factible retribuir a profesionales de cualquier jurisdicción. No hay categoría temática libre de una competencia hiperglobal.

Las empresas, instituciones y asociaciones mantienen la necesidad de comunicar, de reconocer, de alimentar el sentido de pertenencia. Eso ha forzado a tirios y troyanos a maximizar las capacidades de producción en digital. En ese espacio, los conferencistas premium siguen siendo transmisores de mensajes estratégicos y de emociones calculadas.

¿Y cuándo regresarán los eventos presenciales con grandes escenarios físicos? Difícil predecirlo con exactitud, pero la semana pasada un cliente me ofreció una pista. Regresarán –afirmó con contundencia– cuando el semáforo esté en azul. Un concepto corporativo que enmarca el momento en el que los anfitriones puedan garantizar que nadie se contagiará en su evento.

Allenamenti Speakers celebra 15 años en el mercado de las conferencias…

Inició como un 'side business'. Era febrero de 2009 cuando se firmó la constitutiva. Los efectos de la crisis global de 2008 no impidieron un ingreso entusiasta a la capacitación corporativa, primero, y luego al mercado de las conferencias premium.

Tras 15 años de crecimiento sostenido, allende las fronteras y con un manejo financiero siempre prudente, a Allenamenti ('entrenamientos' en italiano) lo ubican en el top 5 del mundo de los burós de conferencistas en América Latina.

Gracias a todos los capacitadores, conferencistas y clientes que lo han hecho posible. Aun con retos de toda índole, compartimos un futuro lleno de posibilidades.

Empresario y conferencista internacional.

COLUMNAS ANTERIORES

Cuando los ingresos bajan, el mantenimiento sufre y la tragedia aflora
La educación en la ‘nueva normalidad’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.