3 consejos para dominar el arte de la modulación de voz
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

3 consejos para dominar el arte de la modulación de voz

COMPARTIR

···
menu-trigger

3 consejos para dominar el arte de la modulación de voz

21/01/2019
Actualización 21/01/2019 - 13:02

El tema puede ser de lo más interesante. La persona goza de las más altas credenciales y el ambiente resulta idóneo para la interacción. Pero si el expositor es plano y aburrido, el mejor contenido del mundo suele desmerecer o extraviarse en la distracción.

¿Cómo captar y mantener un nivel de atención continua cuando se habla en público? ¿Cómo lograr que las historias fluyan, al tiempo que los conceptos penetren?

Muchos responderán que trabajando la elocuencia. Esa habilidad de los buenos oradores para acompañar contenidos cuidadosamente ordenados con ademanes, gesticulación, acciones de impacto, uso de materiales de refuerzo visual y un poco de humor. La elocuencia, sin embargo, parte de dominar una adecuada y frecuente modulación de la voz.

Aquí tres consejos para lograrla:

1. Varía continuamente el volumen.- Un solo nivel de voz si no cansa rápido, por lo menos favorece la desconcentración. El buen expositor debe modificar constantemente la intensidad de ese volumen. A veces hablando bajito y por momentos alto. La mayor parte del tiempo claro y relativamente fuerte. El objetivo es construir énfasis por diferenciación auditiva.

2. Graduación óptima de la velocidad.- Hay historias, frases o contenidos que resaltan si ocasionalmente aceleras o disminuyes el ritmo de voz. Decirlo despacito puede ofrecer un símil a subrayar. Afirmarlo rápido (sin perder claridad) puede acelerar la visualización o la emoción. Como en la música, es la variación del ritmo lo que ofrece la armonía.

3. Manejo oportuno de las pausas.- El público va un instante detrás de ti. En el mejor de los casos va contigo, visualizando lo que expones y registrando lo que considera útil o relevante. Sin embargo, todo auditorio requiere momentos para reflexionar o digerir. Especialmente cuando has ofrecido una conclusión, un epitafio o el desenlace de una historia. Dale tiempo a quien te escucha para pensar con el uso continuo y oportuno de pausas.

Como si no fuera suficiente saber que el ser humano es proclive a la distracción instantánea, conviene concientizar --cuando se habla en público-- que vivimos en tiempos de atención corta. Si lo que tiene enfrente no justifica su atención, cada integrante de un auditorio tiene un dispositivo que le da el poder del uso alternativo e inmediato de su tiempo.

Así que la próxima ocasión en que esté preparando una conferencia, diseñando una presentación o delineando un discurso de corte ceremonial, dedique unos minutos a visualizar y, en su caso, practicar el uso adecuado de su voz, modulándola con volumen, velocidad y manejo de pausas.

Y es que cuando se quiere lograr una presentación poderosa, no hay que olvidar que sólo la atención sostenida genera interés.

Y VAYA PANEL EL DE BANCO INVEX...

Impera en el sector privado mexicano el deseo de entender la nueva lógica del régimen que hoy gobierna el país y la necesidad de conocer los estilos de sus protagonistas.

Para decodificar intenciones y anticipar impactos, Invex ha convocado a sus clientes a un panel el próximo día 30 en el que participarán la periodista Gabriela Warkentin, el embajador Arturo Sarukhan y el Dr. Luis Carlos Ugalde. Será un gusto conducir esa conversación. ¡Ahí nos vemos!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.