Costo de oportunidad

Con la mirada hacia adelante

El bienestar de millones de mexicanos, de la mayoría de nosotros, depende en buena medida del bueno funcionamiento de las instituciones públicas.

Los mexicanos tenemos una tendencia a quedar atrapados en el pasado. Si bien la historia nos enseña valiosas e insoslayables lecciones, hay que ver hacia el futuro. Un grupo de mexicanos, quienes hemos decidido autodenominarnos Grupo por un México Moderno, escribimos un libro llamado Con la mirada hacia adelante: cambios institucionales que México requiere. En él, sintetizamos nuestras observaciones respecto a los cambios institucionales más importantes que requiere el gobierno de México hoy, a nivel nacional.

Todos los que participamos en este esfuerzo, estuvimos cerca del gobierno federal en algún momento de nuestras vidas. Como funcionarios públicos, consultores o asesores de gobiernos de distintas épocas y variopintos colores partidarios, tenemos en común un deseo: que a México le vaya bien.

Pocos países le deben tanto a sus instituciones públicas como México. El bienestar de millones de mexicanos, de la mayoría de nosotros, depende en buena medida del bueno funcionamiento de las instituciones públicas. Para que el país pueda ayudar a los mexicanos a ser más prósperos, saludables y que puedan aspirar a un mejor nivel de vida, México tiene que reformar ciertas instituciones, y ponerlas a la altura de los retos que tienen encima. Hay otras instituciones que funcionan bien, y que deben cuidarse, blindarse y fortalecerse para que sigan haciendo un buen trabajo. El afán del grupo no es académico, ni científico; más bien meramente pragmático. Lo que queremos es que, quien sea que dirija los destinos de la patria lo haga bien desde el punto de vista de construir capital social e instituciones.

En todos los casos, hay algunos puntos en común. Primero, que las instituciones de excelencia tienen rasgos comunes. Además de conjuntos de metas y aspiraciones compartidas, tienen otros seis atributos: una estructura, personal, competencias, sistemas, estrategia y cultura organizacional alineadas con su misión. Este es el famoso método de las 7 ‘s’, de la firma McKinsey & Co.

México ha producido instituciones de excelencia en su historia. Nuestro banco central, Banxico; la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; y el cuerpo diplomático de carrera de la Secretaría de Relaciones Exteriores, son un ejemplo de instituciones de excelencia.

Algunas instituciones bajo la lupa, como la CNBV o Cofece, requieren cambios modestos. Algunas otras, como la Comisión Nacional del Agua, Pemex, CFE y nuestros cuerpos de seguridad pública, requieren cambios que las doten de efectividad para enfrentarse a retos muy urgentes y de gran dimensión.

Algunos hilos comunes: hay que modernizar la gestión pública con herramientas digitales. También requerimos un servicio civil efectivo, bien pagado. Asimismo, requerimos fortalecer los órganos constitucionales autónomos.

Algunas instituciones, como Pemex, necesitan cirugía mayor. Las pérdidas por barril de petróleo, en promedio, antes del 2018, eran de casi 8 dólares por barril. Hoy son casi 40. Si el electorado aspira a que el Estado sea un participante activo en los mercados de energía, esta aspiración tiene que estar acotada presupuestalmente, de manera que otras actividades indispensables del Estado no sufran. En el caso del agua, es indispensable tener precios regulados para el agua en bloque, y debe haber mercados secundarios para los diversos usos del agua, de manera que se asigne este recurso escaso a las actividades que aporten más valor a la sociedad. En seguridad pública es fundamental elevar la probabilidad de castigo de los delitos más depredadores con la sociedad. El texto aboga por crear nuevas instituciones, como un Consejo Fiscal Independiente, que estime mejor el crecimiento del PIB y la disponibilidad de recursos públicos, con el fin de que no haya discrecionalidad en el gasto público.

En el libro participamos, entre otros, Alejandro Alfonso, Antonio Purón, Antonio Souza, Armando Paredes, Carlos Casasús, Eduardo Pérez Motta, Francisco Fernández, Guillermo García Alcocer, Guillermo Reyes, José Ramón Cossío, Marco Galindo, Paulina Hernández Amézquita, Ricardo Haneine, Roberto Newell, Salvador Malo, Silvia Schmelkes, Verónica Malo y un servidor.

El libro está disponible en Kindle: https://t.ly/3P8Or. Ojalá lo lean los candidatos a todos los niveles y órdenes de gobierno y todos los ciudadanos mexicanos. Como dijo Deng Xiao Ping: “La ideología del gato no importa; importa su habilidad para cazar ratones”. Construir mejores instituciones es responsabilidad de todos.

COLUMNAS ANTERIORES

El reloj y las instituciones
Los gentiles y el hiperpeso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.