Costo de oportunidad

Dónde andan, vatos

En México, el número de mujeres sobrepasa en 5 millones 642 mil 988 al de los hombres; 4.3 por ciento de la población nacional.

Estoy impartiendo una parte de una materia de programación para las ciencias sociales en el Tec de Monterrey, desde nuestro campus de Puebla, pero a nivel nacional. Mi socia didáctica y analítica es la maestra María Luisa Gómez Barrios. En nuestro curso, le estamos enseñando a jóvenes de las carreras de gobierno y ciencias sociales algunos preceptos de programación con Python aplicados a sus disciplinas, y también algunos de los retos que hay en la transición digital de los gobiernos. Python no es mi lenguaje nativo de programación, pero me defiendo. La ventaja de enseñar, especialmente a los más jóvenes, es que aprende uno de nuevo, y aprende mejor.

Por ello, haciendo análisis con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, empecé por lo más simple: mostrarle a los jóvenes que esa muestra de cerca de 450 mil registros es representativa para toda la población de México. Un ejercicio obvio era hacer el número de cuántos hombres y cuántas mujeres somos. Así, llegamos a los siguientes números. En el segundo trimestre de 2023, éramos 129.2 millones de mexicanos. Somos 61 millones 779 mil 747 hombres y 67 millones 422 mil 735 millones de mujeres. En México, el número de mujeres sobrepasa en 5 millones 642 mil 988 al de los hombres; el 4.3% de la población nacional.

Nacer hombre o mujer es casi el experimento binomial bayesiano perfecto. La probabilidad es cercana al 50 por ciento. En el mundo, hay ligeramente más hombres que mujeres. Dependiendo del año de medición y de la fuente, el cociente hombres/mujeres va desde 1.004 (ONU); 1.02 (INED, Francia). Our World in Data, con datos de la Organización Mundial de la Salud, dice que para la mayoría de los países el cociente es 1.05; es decir, 105 varones por cada 100 mujeres. Todo indica que, en el mundo, es ligeramente más probable nacer hombre que mujer. En México estamos al revés. Otros países, como China, han tenido un desbalance grande a favor de los hombres, derivado de la política de un solo hijo. Afortunadamente, el país asiático suspendió este sistema. También, en Rusia, derivado de la Segunda Guerra Mundial y de las purgas soviéticas, existe un desbalance importante que resultó en más mujeres. En ese país, hay 67.66 millones de hombres y 78.42 millones de mujeres. Allá la diferencia es de 10.76 millones de personas; el 7.3 por ciento de la población.

Me dije a mi mismo, “mi mismo, esto no puede ser”, y revisé los números. Mis estudiantes de economía aplicada y ciencia de datos, de séptimo semestre en el Tecnológico de Monterrey, están trabajando con la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) del Inegi. En 2022, la ENIGH registra 61 millones 805 mil 677 hombres y 67 millones 193 mil 361, mujeres; 128 millones 999 mil y 38 personas en total. Con los datos de la ENIGH 2022, la diferencia entre hombres y mujeres es el 4.1 por ciento de la población, cinco millones 429 mil 449 personas.

ENOE y ENIGH son encuestas. Entonces a ver los censos. Resulta que en 1990, la diferencia era 1.46 millones a favor de las mujeres, el 1.8 por ciento de la población. En el censo de 2000, la diferencia era 2.3 millones de mujeres más, 2.3 por ciento de la población. En el censo de 2010, la diferencia era de 2.63 millones, el 2.4 por ciento de la población; más mujeres que hombres. Según el censo de 2020, éramos 126.8 millones de mexicanos, y el desbalance de género era 4.26 millones a favor de las mujeres, el 3.3 por ciento de la población.

La brecha entre el número de hombres y mujeres se está ensanchando, y rápidamente. En el mundo, no ocurre así. La esperanza de vida de las mujeres es ligeramente superior que la de los hombres, pero es ligeramente más probable ser hombre que ser mujer.

En 1990, la explicación era simple: casi dos millones de hombres no aparecían en México porque estaban en Estados Unidos trabajando. En este siglo, la violencia, las desapariciones, el envejecimiento poblacional, y el perfil de enfermedades y causas de muerte se nos confunden. Pero, en 30 años que transcurrieron entre 1990 y 2020, el déficit estadístico-demográfico de hombres casi se nos duplicó. La tasa de cambio del fenómeno sorprende, y más que ocurra en sentido contrario a la tendencia mundial.

Valdría la pena que investiguemos qué pasó. También puede suceder que simplemente nacieron más mujeres que hombres, pero es poco probable. Yo creo que esto está relacionado con la violencia, pero puedo equivocarme. En medio hubo una pandemia, la de COVID 19, que en México mató más hombres que mujeres, en un cociente de 1.8 (globalhealth5050.org). ¿Alguna idea?

COLUMNAS ANTERIORES

Privilegios perdidos
El sexenio en cifras

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.