Ya es otro momento
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ya es otro momento

COMPARTIR

···

Ya es otro momento

07/10/2019
Actualización 07/10/2019 - 13:00

Existe un grupo de personas que ha decidido odiar a López Obrador y desacreditar cualquier acción de su gobierno, esperando en vano que éste termine lo más pronto posible. Hay, del otro lado, un grupo muchas veces mayor de personas que han decidido amarlo más allá de cualquier evidencia. En ambos lados hay personas de todo tipo, sea medido por nivel educativo, ingreso, actividad o lo que sea. No creo que ninguna de estas posiciones sirva de algo para entender lo que vivimos hoy.

El gobierno de López Obrador, me parece, puede caracterizarse mediante tres dinámicas que, en el fondo, son independientes, pero que al conjuntarse dan lugar a complicaciones muy serias.

En primer lugar, la visión del gobierno actual corresponde a un mundo de hace 50 años. A inicios de los setenta, invertir en petróleo y carbón, fomentar la destrucción de la selva y bosques para abrir terreno a la siembra, construir ferrocarriles, abrir decenas de universidades sin ton ni son, emplear o financiar a los jóvenes, eran acciones lógicas. Es más, todas ellas fueron aplicadas por el gobierno de esos años. También tenía sentido dividir el mundo en dos partes y presentarse como adalid del subdesarrollo, despreciando a las potencias del momento. Todo esto, al borde de la tercera década del siglo XXI, es anacrónico, absurdo, irreal.

La segunda dinámica es la destrucción institucional para acumular poder en una sola persona. Aunque puede considerarse que es parte de la visión anacrónica, en realidad es una dinámica diferente. Podría uno impulsar todas esas ideas sin necesidad de concentrar el poder, aunque sin duda sería más complicado. Pero también se puede destruir a las instituciones con una visión diferente, como hoy ocurre en otras partes del mundo. Una forma de gobierno unipersonal tiene varias desventajas, pero la más importante es la dificultad de la sucesión. Por eso los dictadores se perpetúan, no existe manera de separarse del poder. Por eso se inventaron las dinastías. Y por eso la democracia liberal, que permite una sucesión ordenada, y además incorpora la opinión de otros grupos, es el sistema político menos malo.

Finalmente, el nuevo gobierno está conformado por personas con muy escasa experiencia en puestos de mando, toma de decisiones o planeación estratégica. Quienes sí cuentan con años de práctica vienen de la década de los setenta, o de gobiernos locales, que no son comparables en complejidad con el nacional. Por las características del proceso político que los llevó al triunfo, existen varios grupos con tradición política diferente e ideología incompatible, pero ambición equiparable.

La combinación de estas tres dinámicas no augura buenos resultados. La primera ya ha hundido a la economía en recesión, ha reducido notoriamente las posibilidades productivas a futuro y ha colocado al país en una situación de vulnerabilidad frente a crisis externas, que es posible que ocurran pronto. La tercera da como resultado una gran descoordinación, la aparición continua de ocurrencias, y la incapacidad de reaccionar frente a fenómenos externos.

Al intentar construir una economía-sociedad incompatible con el mundo actual, y tener una capacidad institucional muy mermada por quienes la conforman, lo único que puede cosecharse es empobrecimiento y caos. No coincido con quienes creen que eso sería el objetivo del gobierno actual, pero es evidente que es lo que podemos esperar.

En ese contexto, la concentración de poder (o destrucción institucional), se convierte en una amenaza seria, con independencia de la persona que lo concentra. Por un lado, recibirá toda la presión del fracaso económico y el derrumbe administrativo; por otro, no tendrá herramientas para procesar la sucesión.

Para quienes lo odian o aman, es importante entender: esto ya no se trata de López Obrador.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.