Una lección
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Una lección

COMPARTIR

···

Una lección

11/06/2019
Actualización 11/06/2019 - 14:28

Hace muchos años, Henry Hazlitt, periodista especializado en economía, publicó un libro titulado Una lección de economía. Es un buen libro, aunque sin duda sesgado a lo que entonces se llamaba economía neoclásica, y ahora suelen calificar de neoliberal. Por lo mismo, es poco probable que sea conocido entre los actuales funcionarios del gobierno.

Sin embargo, es precisamente lo que deberían leer. No por las prescripciones económicas, sino porque esa única lección de economía es que todas las acciones tienen consecuencias que deben preverse. Y creo que si algo está faltando hoy en el gobierno, es esa visión, ya no digamos de largo plazo, sino siquiera un paso más allá de la decisión misma.

Si uno deja de importar petróleo ligero y gasolinas, es de esperarse que haya dificultades para surtir a la población, por poner un ejemplo. Si pospone uno las licitaciones, sería razonable suponer que la entrega de los libros de texto no estará a tiempo. Si se expulsan tres de las cuatro distribuidoras de medicamentos de las compras consolidadas, suena lógico que no se tendrán las medicinas en todos los puntos, en el momento en que se necesiten. Si llamo a los centroamericanos a pasar por México, y les ofrezco becas, sueldos, apoyos, no parece difícil imaginar que vendrán más que antes.

Si decido cancelar la obra más grande de infraestructura en décadas, debería esperar que los inversionistas pongan en duda mis compromisos futuros. Si cancelo licitaciones y contratos dentro de un calendario de inversiones energéticas, no me debería sorprender que haya menos interesados en arriesgar sus capitales en ése y otros sectores.

Uno de los experimentos más famosos y verificados en sicología, es que la capacidad de los niños de posponer una gratificación está altamente correlacionada con el éxito que alcanzan de grandes. Puesto que comprenden que cada acción tiene consecuencias, y no sólo inmediatas, después pueden tomar mejores decisiones. Por el contrario, quienes no tienen esa facultad, suelen complicarse la vida cuando mayores.

El gobierno actual se ha complicado la vida como muy pocos, si es que acaso encuentra uno algo similar en la historia. Cuando llegaron, había dos grandes demandas ciudadanas: seguridad y lucha contra la corrupción. No han avanzado en ninguna de ellas, pero han producido todo tipo de problemas nuevos: estancamiento económico, desabasto de combustibles, limitación en servicios de salud, destrucción de capacidad de investigación, crisis con Estados Unidos. En todos los casos, se pueden encontrar excusas: que Pemex es una empresa en quiebra, que la economía es débil, que Trump es un energúmeno. O se puede intentar convertir las crisis en victorias: contra el huachicol, contra la amenaza exterior…

Es muy difícil ver lo que ha ocurrido en seis meses, y no llegar a la conclusión de que el gobierno está conformado por personas que no entienden que las decisiones tienen consecuencias. Sin embargo, cuando se recuerda que el estilo personal del Presidente es de profundo autoritarismo, y que gobierna solo, utilizando a sus secretarios como mensajeros, entonces la conclusión es diferente: es él quien no entiende las consecuencias de sus actos.

En ese sentido, se podría decir que, a pesar de su éxito político (negociar con Peña Nieto impunidad a cambio del triunfo, capitanear a un equipo de sumisos y de sinvergüenzas, aparecer como honesto sin serlo), el Presidente es profundamente inmaduro. Y cuando sumamos a esta conclusión sus reiteradas referencias a una historia oficial que se aprende en cuarto de primaria, no queda otra que reconocer que nos gobierna un niño de diez años.

Si existe alguna otra explicación de cómo es que han producido tantas crisis autoinflingidas en estos seis meses, me gustaría conocerla.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.