Fuera de la Caja

Un año

El autoritarismo, deshonestidad y agresividad del presidente no son evidentes para muchos, que insisten en creer que se trata de una buena persona.

Revisando textos anteriores, me encuentro con el publicado el 5 de abril del año pasado, titulado 'Por qué no', en el que planteaba las razones por las que jamás votaría por AMLO. Creo que no es mala idea volver a exponerlas ahora, para ver si usted, con más información que antes, coincide o no con ellas.

En primer lugar, decía entonces, porque "Andrés Manuel López Obrador es muy autoritario", y le comentaba que había llegado a esa conclusión tanto por trabajar con él (1996-1997) como por comentarios acerca del equipo del gobierno del Distrito Federal en los años siguientes. Mi segunda razón era: "Sus ideas económicas son equivocadas, como ya muchas personas lo han mostrado. Su visión general parece ser de una economía esencialmente cerrada, con una muy fuerte presencia del gobierno, como la que conocimos buena parte del siglo XX en México. Eso no sirvió entonces, ni ha servido en ninguna parte. Permite capitalismo de compadrazgo, sin duda, pero eso sólo genera ineficiencia y desigualdad."

En tercer lugar, "su entorno. Morena agrupa al priismo que busca restaurarse y a buena parte del corporativismo perredista." Y, finalmente, "la restauración del viejo régimen priista ahora bajo las siglas de Morena y el control unipersonal de AMLO. Quienes hoy creen que México no podría estar peor, es porque no conocieron el previo a 1982."

Me parece que el hoy presidente ha confirmado tres de los cuatro argumentos: su profundo autoritarismo que tal vez ha llegado a su punto máximo en estos últimos días (por el momento); sus absurdas ideas económicas que ya nos tienen entre el estancamiento y la franca recesión; y su entorno de incompetencia y abyección que sólo sorprende a quienes no habían seguido las trayectorias de las personas que hoy tienen posiciones de responsabilidad, tanto en el gobierno como en el Congreso.

Sin embargo, como hemos comentado más recientemente, tal vez mi cuarta objeción fue equivocada. No parece tan claro que estemos viviendo la restauración del viejo régimen priista, sino que estamos todavía moviéndonos entre eso o el intento de implantar el socialismo latinoamericano. La influencia de la esposa y sus amistades en el ánimo de López Obrador es muy superior a lo que yo imaginaba, y es eso lo que abre la posibilidad de ese absurdo intento.

El autoritarismo, deshonestidad y agresividad del presidente, sin embargo, no son evidentes para muchos, que insisten en creer que se trata de una buena persona, con buenas intenciones, que efectivamente se ha encontrado con un "cochinero" que estaría a punto de limpiar. Esta creencia no tiene sustento alguno, más allá de la fe. No contamos con evidencia de que López Obrador sea buena persona, o de si sus intenciones son buenas o no.

Pero esto debería ser irrelevante. Los políticos, como platicamos con amplitud la semana previa a las vacaciones, son personas que buscan el poder con un ansia especial y que, para obtenerlo, deben mentir con mayor frecuencia y efectividad que una persona promedio. Por eso no debemos evaluar a un político con base en sus declaraciones, creencias o promesas, sino por sus planes, proyectos y políticas públicas.

La cancelación de un aeropuerto moderno, con 40 por ciento de avance, para sustituirlo por una patraña inexistente, a la que acaban de encontrarle un cerro, es evidencia de necedad e incompetencia, así como indicio de corrupción. La insistencia en construir una refinería en contra de la opinión de todos los expertos, lo mismo. La permanente confusión entre justicia y legalidad, promovida desde el poder, no es sino confirmación del autoritarismo ramplón. La destrucción de toda la política social: educación, salud y combate a la pobreza, para reemplazar con transferencias directas, muestra flagrante de clientelismo.

¿Qué más necesitan?

COLUMNAS ANTERIORES

Fin del entusiasmo
Economía: mula de seises

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.