Tampoco en 2020
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tampoco en 2020

COMPARTIR

···

Tampoco en 2020

01/10/2019
Actualización 01/10/2019 - 10:40

Como veíamos ayer, último día del tercer trimestre, lo más probable es que la economía mexicana cierre 2019 con un crecimiento cero, pero podría ser ligeramente inferior a ello. La causa, usted la conoce, es una muy fuerte caída de la construcción (la inversión en general), que se sumó a la trayectoria negativa de la producción de petróleo que viene desde hace 15 años.

Conforme hay menos actividad en la industria, los servicios empiezan a flaquear. Puesto que la caída en inversión tiene su origen principal en falta de confianza, ésta se extiende a la adquisición de bienes durables, empezando por viviendas, siguiendo con autos y camionetas, y llegando hasta electrodomésticos. Aunque las ventas al menudeo se mantienen, las de mayoreo se desplomaron, posiblemente porque los minoristas tampoco tienen gran confianza en el futuro.

El único otro motor (además de las ventas al menudeo, es decir, el consumo) es el mercado exterior. Ahí, afortunadamente, se ha mantenido crecimiento en exportaciones. De enero a agosto, el crecimiento de las exportaciones no petroleras promedia 5.3 por ciento, que no es mal número. Puesto que las importaciones se han desplomado, por la debilidad interna, tenemos un superávit comercial, que en México sólo se ve cuando hay crisis económica. Algunos creen que un superávit siempre es bueno, porque a eso suena, pero en el comercio no es una buena idea.

Para 2020 es necesario estimar lo que ocurrirá con la producción de petróleo, la construcción, las exportaciones y, como resultado de eso, con los servicios. El gobierno sigue ofreciendo un crecimiento en producción de petróleo, pero eso no parece posible. Esta columna sigue pensando que la producción rondará 1.65 millones de barriles diarios en 2020, lo que implicaría una pequeña contracción con respecto a este año. Pero supongamos que sí va a crecer, no tanto como ofrece Pemex, pero hasta 1.75 mbd (que sería un crecimiento de casi 5 por ciento).

En el caso de construcción, también seamos optimistas y pensemos que la edificación, en lugar de caer casi 9 por ciento, como en este año, tendrá un crecimiento de 4 por ciento (simplemente por estabilizarse en el piso). Los otros dos sectores en construcción se contraerán -5 por ciento, porque así lo presupuestó el mismo gobierno (depende casi por completo de su gasto en inversión). El resultado neto: crecimiento cero en construcción.

El elemento clave para 2020 será lo que ocurra con manufacturas, que dependen de las exportaciones, porque el mercado interno no va a moverse tan rápido. Ahí, según veíamos ayer, las señales no son buenas. Es muy probable que tengamos un año de contracción en la industria estadounidense, que se reflejará en un comportamiento similar en la nuestra. Le ofrezco dos escenarios: en uno, nuestras manufacturas crecen poco, pero crecen. Digamos 1 por ciento. En el otro, el crecimiento es cero.

Con estos cálculos, el mejor escenario, en el que crecen manufacturas, producción de petróleo y los servicios aguantan, nos llevaría a un crecimiento de 0.9 por ciento para 2020. Lo mismo, pero sin una recuperación tan grande de la producción de petróleo, implicaría crecer 0.8 por ciento. Si se nos atoran las manufacturas, entonces apúntele a 0.6 por ciento. Y si hay una ligera caída en manufacturas y los servicios continúan con su reducción de crecimiento, entonces 0.4 por ciento sería el crecimiento general.

Con esos escenarios en mente, me parece que la mejor estimación para el próximo año es de un crecimiento de 0.5 por ciento. No he incorporado todavía lo que esto implica en términos de finanzas públicas, porque tanto el crecimiento como la producción de petróleo que Hacienda usó de referencia no se alcanzarían, y esto provocaría un mayor déficit, que no sé si resolverán con mayor contracción de gasto, o finalmente aceptarán endeudarse.

Esta columna sigue pensando que la mejor estimación para el sexenio entero es crecimiento cero.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.