Sí, ha sido recesión
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sí, ha sido recesión

COMPARTIR

···

Sí, ha sido recesión

04/10/2019
Actualización 04/10/2019 - 11:08

La sensación que se tiene cuando las cosas empiezan a ir mal, y no puede hacerse nada por evitarlo, es muy desagradable. Quienes tenemos oportunidad de comunicar, podemos llamar la atención al proceso, sólo para confirmar que nada puede hacerse. Muy pocos se convencen. Cuando ocurre la tragedia, incluso imaginan que era imposible preverla.

En esta columna (en versión anterior) se documentó con muchos meses de anticipación el proceso de crecimiento del déficit en cuenta corriente a partir de 1992 que terminó en la crisis de diciembre de 1994, o el doble déficit en Estados Unidos, desde 2005, que culminó en la Gran Recesión.

Ya con el nombre actual de la columna, se expusieron todos los defectos del grupo que finalmente ganó la elección de 2018, y después los efectos esperados de las primeras decisiones. La recesión en que estamos era muy clara desde enero, pero todavía hoy no pueden aceptar su existencia. Para evitarlo, hacen uso de todo tipo de tecnicismos, de la misma calidad de los que usa el Presidente para disculpar la corrupción de sus allegados.

El indicador cíclico de la economía lleva nueve meses (a julio) por debajo de cien puntos (es decir, en contracción). El último valor que se publicó fue de 99.18 unidades. En los últimos 39 años, es decir desde 1980, en sólo cinco ocasiones ha ocurrido algo similar. Todas ellas son recesiones: 81-83, 85-86, 94-95, 2000-03, 2008-09.

En esta última ocasión, lo que ha impedido que se reconozca la contracción es que el PIB se mantiene en los alrededores del cero. Sin embargo, si en lugar de utilizar ese indicador vemos la demanda interna, la situación es muy clara. Los datos comparables son de 1993 en adelante, y tenemos entonces únicamente tres recesiones previas. La primera inicia en septiembre de 1994, y en un año toca fondo con una contracción terrible: la demanda interna se contrae 20 por ciento. Sin embargo, la recuperación es rápida, y para septiembre de 1997 se alcanza el nivel previo a la recesión.

La segunda (importada) inicia en septiembre de 2000, tarda un año en tocar fondo, y se recupera el nivel inicial en dos años y medio. La tercera, también importada, inicia en junio de 2008, llega al fondo en cinco trimestres, con una contracción de 10 por ciento, y se recupera el nivel original hacia junio de 2011, tres años. El proceso actual lleva ya seis trimestres, y no se ve que toque fondo. La contracción es de 2 por ciento hasta el último dato (junio pasado), que es similar a la recesión de 2000. Insisto, me refiero a la demanda interna, es decir, eliminando del PIB el impacto de las exportaciones, que es lo que nos ha mantenido en ceros, en lugar de la contracción de 2 por ciento.

La información que tenemos del trimestre que acaba de terminar apunta a que la contracción continúa, y los datos de otras economías indican que el impulso de las exportaciones puede no ser igual en 2020. Así, aunque la caída sea menor hasta ahora que en 1995 o 2009, la gran duración puede producir su propia retroalimentación, y acelerarse. Desafortunadamente, lo único que puede evitar mayores problemas en este momento es que el gobierno contrate deuda y la canalice a inversión. Pero debido al historial del presidente, y a sus decisiones, el acto mismo de contratar deuda puede poner en riesgo la calificación de México. No es fácil convencer a los mercados de que se actúa cuidadosamente cuando se financian proyectos absurdos y se dilapida el fondo de estabilización presupuestal.

Es en este contexto en el que hay que evaluar lo demás: la renuncia del ministro, la abdicación del uso de la fuerza legítima frente a grupos de choque propios, las modificaciones legales. Y lo que viene se hace muy, muy claro.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.