Fuera de la Caja

Perdón

El caso sobre la carta al rey de España es propio de alguien narcisista, megalómano, sin escrúpulos, capaz de abusar de la ignorancia general, escribe Macario Schettino.

La nota de la semana ha sido la filtración de una carta enviada por el gobierno de México al Rey de España, exigiendo se pida perdón por los abusos asociados a la conquista iniciada hace 500 años. Poco después se lanzó un video, entiendo que grabado anteriormente, donde el Presidente y su esposa insisten en el tema. Días antes lo había hecho Jesusa, senadora de Morena y muy cercana a la esposa de López Obrador, la señora Gutiérrez Müller.

Este evento ha sido un éxito más de la política de López Obrador, que distrae, polariza, concentra la atención en su persona y le permite evadir la responsabilidad de gobernar. Es propio de alguien narcisista, megalómano, sin escrúpulos, capaz de abusar de la ignorancia general y que no tiene ni conocimiento ni interés en gobernar. Por eso lo hemos comparado con Trump.

Al respecto, permítame transcribir parte de un "hilo" publicado en Twitter por Alfredo Ávila (@alf_avila_), historiador experto en el siglo XIX:

"1. Hay Estados nacionales que han pedido perdón a otros por crímenes que cometieron. Macron lo hizo con Argelia por los excesos franceses de las décadas de 1950-1960, y Theresa May a los países del Caribe por el trato a inmigrantes tras la Segunda Guerra Mundial.

2. En otros casos, los Estados piden a sus propios pueblos residentes perdón por crímenes, como hizo Trudeau con pueblos indígenas por el trato que les dio Canadá en las décadas de 1930-1940 y en la de 1960.

3. En todos estos casos, se trata de gestos por actos y crímenes que cometieron los mencionados Estados, cuando ya existían como tales. Es decir, la Francia que reprimió a los argelinos es el mismo Estado francés que hoy aún existe. Lo mismo pasa con Canadá o Gran Bretaña.

4. El caso de la Conquista de México es diferente, pues ni el Estado español ni el mexicano existían en 1521. Contra lo que cree la mayoría, España no conquistó México. Esta es la versión que desde la independencia de México se empezó a construir para justificar la secesión".

Después de describir de manera general lo que llamamos conquista, incluyendo la cristianización, que fueron procesos en los que intervinieron más indígenas que españoles, continúa el Dr. Ávila:

"11. El actual Estado español ya no es la monarquía católica. La nación española surgió en el siglo XIX, igual que México. Ambos países son herederos de la conquista y de la monarquía católica, pero son organizaciones políticas diferentes, son Estados nacionales modernos.

12. Mi opinión: la nación española no es la que conquistó a la nación mexicana ni a los pueblos originarios. La conquista es un proceso complejo, muy cruel, en el que participaron numerosos grupos humanos. Incluso, indígenas, criollos y castellanos conquistaron Filipinas.

13. Ahora, la explicación de lo que está pasando ahora. La carta de @lopezobrador_ es resultado de la educación pública, promovida por el Estado mexicano tras la Revolución: una visión simple y maniquea. El Presidente es muestra del éxito de esa política educativa.

14. En los viejos libros de texto (los que leyó @lopezobrador_) se enseñaba que "nuestros" ancestros eran los mexicas, no importaba que el niño que se estuviera educando fuera un maya en Yucatán, uno con apellido chino en Baja California o el nieto de un cántabro en Tabasco".

Y termina: "19. El Presidente no está interesado en que España pida perdón. Si lo estuviera, hubiera mantenido todo por la vía diplomática. Su interés es seguir haciendo campaña política en México. Se dirige a los mexicanos, no a los españoles.

20. Si @lopezobrador_ quiere que un Estado extranjero se disculpe por agresiones, que considere a @realDonaldTrump. EU despojó a México de territorios, intervino militarmente en varias ocasiones, impulsó programas violatorios de derechos humanos y aún sigue. No lo hará".

Agradezco al Dr. Ávila la autorización para reproducir sus ideas. Las suscribo por completo.

COLUMNAS ANTERIORES

1 de agosto
El miope

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.