menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No hay recuperación

COMPARTIR

···
menu-trigger

No hay recuperación

30/11/2020
Actualización 30/11/2020 - 9:59

En octubre tuvimos un superávit en la balanza comercial por 6 mil 224 millones de dólares. No han faltado los que celebran esta cifra. En esta columna hemos intentado explicar por qué esa noticia es muy grave, pero hemos fracasado. Va otra vez, a ver si ya logro transmitir mi preocupación.

Ese gran ingreso de dólares en octubre se acompañó de una reducción en las reservas internacionales del Banco de México por mil millones de dólares. Esto significa que durante octubre tuvieron que salir del país 7 mil 200 millones de dólares. La cifra debe ser un poco mayor, porque las transacciones de México con el exterior, en materia de bienes y servicios, conforman la cuenta corriente, de la cual la balanza comercial es sólo una parte. Además de exportaciones, tenemos ingresos por turismo, utilidades de la inversión mexicana en el exterior y remesas. Y además de las importaciones, hay salidas por turismo, utilidades de la inversión extranjera y pago de intereses por deudas. Pero la balanza comercial representa casi 90 por ciento del flujo total, así que nos sirve bien de referencia.

Aunque intuitivamente pensamos que un superávit siempre es una buena noticia, no es así. Hay dos casos muy comunes en los que el superávit puede ser algo negativo: cuando se trata del gobierno y cuando se trata del sector externo. Hay cuatro grandes actores en la economía: los hogares, las empresas, el gobierno y el sector externo. Cuando estos dos últimos tienen un superávit, eso significa que los hogares y las empresas tienen un déficit. No hay más.

En el caso que nos ocupa, en el tercer trimestre del año la cuenta corriente tuvo un saldo positivo por 17 mil 500 millones de dólares, e insisto que no faltaron los que festejaron la cifra. Ese dinero se fue a reservas internacionales (2 mil 300 millones) y a otras partes del mundo (15 mil 200 millones). Esto significa que los hogares y empresas de México tuvieron una pérdida de 17 mil 500 millones de dólares, por lo que, aunque el PIB se recuperó en ese trimestre, el consumo y la inversión no lo hicieron. Todavía no tenemos los datos de estas dos variables, pero puedo afirmar que, en la suma, tienen una contracción anual de -16 por ciento, frente al -8.6 por ciento del PIB.

Esto quiere decir que la recuperación de hogares y empresas ocurrió a la mitad de la velocidad que indica el PIB. Mi estimación es que el consumo tuvo una contracción de -12 por ciento en el tercer trimestre y la inversión de -20 por ciento. Pero el PIB puede recuperarse más rápido porque las exportaciones están ya a niveles superiores a los que tuvimos antes de la pandemia, mientras las importaciones siguen hundidas. Y lo están porque dejamos de comprar bienes importados para inversión y consumo. Para producir exportaciones seguimos importando, sin duda. En octubre, la importación de bienes intermedios se contrajo -9 por ciento, mientras que los bienes de consumo y capital, -28 por ciento.

Puesto que el único actor de la economía que está funcionando es el sector externo, los otros tres pierden. El gobierno no ha perdido mucho, porque siguió cobrando impuestos (y cobró más que en otros años) y porque saqueó los ahorros de dos décadas. Toda la pérdida se concentra en hogares y empresas. La fracción de ellos que se dedica a exportación ya ha logrado recuperar buena parte de lo perdido, de forma que quienes venden a sus compatriotas asumen toda la caída.

Este año será el primero, en todo el siglo, que terminamos con salida neta de capitales. De hecho, desde 1988 eso no había ocurrido. Todo el trabajo de treinta años dedicado a convertir a México en un país confiable, y por ello competitivo, se ha perdido. Eso votaron, eso tienen.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.