Nada bien
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nada bien

COMPARTIR

···

Nada bien

07/06/2019
Actualización 07/06/2019 - 12:56

Bueno, todos los datos acerca de la economía son negativos. Ayer, Inegi publicó los índices de consumo e inversión para marzo: El consumo cae -1.5 por ciento frente al mes anterior, y -0.8 por ciento frente a marzo de 2018. En la comparación mensual, todos los subíndices se contraen, pero especialmente lo importado. La inversión, por su parte, tiene una contracción de -3 por ciento, frente al mes anterior, y de casi -6 por ciento contra marzo de 2018. El espejismo de enero, cuando la inversión parecía crecer, ya se ha borrado. Mes a mes, construcción cae -4 por ciento, maquinaria y equipo nacional apenas crece 0.8 por ciento, y lo importado cae casi -3 por ciento. Son datos de marzo, reitero.

Información más reciente apenas tenemos de la industria automotriz. Ahí, las ventas de vehículos ligeros caen -11 por ciento contra mayo de 2018, y el acumulado anual lo hace casi al -5 por ciento. En producción, la caída en mayo es de -1.5 por ciento contra mayo de 2018, y el acumulado anual se contrae -0.2 por ciento. Curiosamente, coincide con el promedio desde noviembre pasado, de forma que hay un estancamiento, o ligera contracción, que ya cumple siete meses.

Habrá otros datos en los próximos días: ventas en la ANTAD y comercio exterior, y eso nos permitirá estimar mejor el comportamiento al mes de mayo. Para abril, conoceremos este martes la actividad industrial, y dos semanas después, el indicador global de actividad económica. Aunque el primero puede resultar positivo, parece que el segundo no lo será tanto, ya lo veremos.

Lo que es imposible de esconder es que estamos en un estancamiento de la economía, que de hecho ya ha alertado a los observadores internacionales de dificultades que, apenas hace unos meses, nadie imaginaba. Por eso las calificadoras observan con más atención, y menos paciencia, las deudas de Pemex y el gobierno federal, así como los planes para ambos indicadores. Pemex sigue sin decir con claridad qué se va a hacer para revertir la caída en producción, reducir las pérdidas de operación y financiar la inútil refinería. El gobierno federal sigue presumiendo disciplina fiscal, cuando en realidad está destruyendo la capacidad operativa de la administración pública.

Esto amerita un poco más de claridad: gastar poco porque se destruye la capacidad del gobierno no equivale a finanzas públicas sanas. De hecho, es lo contrario. Ya sea que el desabasto de combustible, medicamentos o libros de texto se refleje en una reacción popular, o deba ser cubierto a costos más elevados, el resultado de esa menor capacidad no es un gobierno más sano, sino más enfermo. Un gobierno que pospone pagos, pero que al final paga doble.

Creo que eso es lo que las calificadoras, agencias internacionales y observadores calificados perciben ya con claridad. Puesto que México había tenido gobiernos profesionales por 30 años, de dos partidos políticos diferentes, se negaban a aceptar el tamaño de la incompetencia actual. La evidencia, sin embargo, los ha doblado, y por eso van reduciendo la calificación de la deuda.

Para cualquier joven analista o periodista, la retórica y las acciones de López Obrador deben haber sido difíciles de descifrar. Para quienes vivimos los años setenta, han sido tan sólo el doloroso regreso del pasado. Pero para otros, que llegaron a México huyendo de tragedias económicas como Cuba o Venezuela, son algo peor: son terriblemente parecidas a las señales que menospreciaron en su momento.

Pero bueno, mañana sábado habrá un evento de unidad nacional frente a las amenazas de Trump. Muy parecido a lo que se hacía en los años setenta, insisto. Las fuerzas vivas de la Revolución contra el masiosare naranja.

Veremos qué ocurre con los aranceles, y la semana próxima actualizamos información. Como quiera, esto no está nada bien.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.