Fuera de la Caja

El tamaño del animal

¿Cuántas fábricas nuevas se construirán una vez que termine la pandemia? ¿Quién estará dispuesto a invertir, a la expectativa de que una nueva consulta destruya su inversión?

Tengo la impresión de que muchas personas no han aquilatado el tamaño de lo que viene. Durante el mes de abril, los hoteles estarán cerrados en casi todos los destinos relevantes del país, con lo que el turismo se desplomará hasta prácticamente cero. Esto significa que Cancún, Playa del Carmen, Los Cabos, Vallarta, pero también Acapulco, Ixtapa o Huatulco no tendrán ingresos suficientes para los millones de habitantes que viven ahí.

En ciudades grandes, incluyendo la Ciudad de México, se han cerrado las plazas comerciales. Salvo supermercados, y algunos otros negocios, todo tendrá que mantenerse así durante el mes completo. Eso significa que no sólo no habrá empleo para los miles de personas que viven de esos negocios, sino que no habrá pago de rentas, o si acaso ocurrirán con un descuento monumental. Esto implica una contracción cercana a dos terceras partes de todo el comercio al menudeo, y tal vez la mitad de los servicios financieros e inmobiliarios. Entre los dos, representan 40 por ciento del sector servicios, que es 63 por ciento de la actividad económica del país. Si sumamos el comercio al mayoreo, que debe tener una contracción cercana a la mitad, que se refleja en mucho menos transporte de carga (considerando el consumo de diésel), ahí se nos va casi el 30 por ciento de los servicios.

Más concreto: las cuatro grandes ramas de los servicios perderán entre 30 y 60 por ciento de su valor agregado en abril. De las otras cinco, dos (esparcimiento y turismo) estarán más cercanas al 90 por ciento. En el agregado, la contracción en servicios puede alcanzar 25 por ciento durante el segundo trimestre del año. Nada más de eso, el impacto sobre el PIB representaría -15 por ciento de contracción, en comparación anual.

En la industria, imagine usted cuánto se construirá durante abril y mayo. Cuánto se producirá para exportar. Y aunque el petróleo seguramente se seguirá sacando, por cada barril perdemos dinero con los precios actuales. No veo nada difícil tener una contracción cercana a -15 por ciento en la industria en el segundo trimestre, con lo que el PIB podría contraerse -20 por ciento, en términos anuales. No hemos tenido una contracción de ese tamaño en la historia registrada.

Esto ocurre debido al impacto externo, sin duda, pero también porque traíamos una economía en contracción creciente. En otras crisis, la caída ha iniciado de un crecimiento previo de 3 o 4 por ciento, desde donde una caída de 10 puntos nos ha colocado en -6 por ciento. Así fue en 1995 (-14 por ciento) y en 2009 (-12 por ciento). Ahora, sin embargo, iniciamos desde -1 por ciento, con lo que un sótano de -20 por ciento no parece tan extraño.

Ahora bien, este golpe externo debería durar un trimestre, como se espera que ocurra en otras partes del mundo. Debido a la complejidad de la pandemia, no es creíble una recuperación instantánea del nivel previo, sino más bien esa V manuscrita de la que hemos hablado antes: el regreso queda un poco más abajo del inicio.

Pero en México eso podría no ocurrir, precisamente por la misma razón: no venimos de un momento de expansión, sino de recesión autoinflingida, que además se ha profundizado en estos días, con la consulta de la cervecería en Mexicali, la necedad con los proyectos absurdos del gobierno, y su incapacidad para construir un plan creíble de recuperación económica.

Para ponerlo más claro: ¿Cuántas fábricas nuevas cree usted que se construyan una vez que termine la enfermedad? ¿Quién estará dispuesto a invertir, a la expectativa de que una nueva consulta destruya su inversión? ¿A qué mercado le venderán los empresarios que queden? ¿Cuántos empresarios quedarán?

No, no se han dado cuenta del tamaño.

COLUMNAS ANTERIORES

1 de agosto
El miope

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.