Disputa por la Nación: Recuento
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Disputa por la Nación: Recuento

COMPARTIR

···
menu-trigger

Disputa por la Nación: Recuento

16/11/2018
Actualización 16/11/2018 - 12:48

En esta semana he intentado plantearle mi interpretación de lo que ocurre en nuestro país. Buscar soluciones implica considerar lo que tenemos, y no lo que quisiéramos tener. Obliga a considerar las distintas dimensiones de la vida social, pero no en abstracto, sino tomando en cuenta nuestra realidad, en todo lo posible.

México ha vivido bajo regímenes autoritarios casi toda su historia, y en esos regímenes la economía ha funcionado bajo lo que se conoce como capitalismo de compadrazgo: los amigos-socios de los políticos reciben privilegios y se enriquecen de forma obscena. Puesto que no hay reglas claras para todos en ese tipo de régimen, los demás se van acomodando como pueden, y durante el siglo XX la solución general a nuestros conflictos fue negociar salidas, intercambiando favores o efectivo. Lo que hoy descalificamos como corrupción fue el mecanismo de resolución de conflictos hasta hace muy poco.

Ese sistema de captura de rentas, extractivo, se agotó hacia 1965, pero recibió vida artificial gracias a la deuda externa (hasta 1981) y a Cantarell (los siguientes treinta años). Quienes administraron el derrumbe han construido el cuento de que fue el neoliberalismo el culpable de la caída. Lograron convencer a muchos, especialmente en un entorno internacional de fake news, incluyendo la creencia de que la desigualdad económica explica la polarización política. Por eso lograron regresar al poder ahora e intentan reconstruir ese sistema autoritario, extractivo, de capitalismo de compadrazgo.

En los últimos 25 años, México había intentado, por tercera vez, modernizarse. Logramos construir una democracia y avanzamos significativamente en contar con una economía realmente de mercado. El crecimiento de varias entidades federativas, al norte del paralelo 20, es comparable al de países asiáticos. Al sur de esa marca, sin embargo, se sigue viviendo como en toda nuestra historia: sin leyes, con autoritarismo y compadres. Por eso esa región no crece, y por eso es la reserva de votos de López Obrador.

La lentitud e insuficiencia en la construcción del Estado de derecho provocó una dispersión del poder que abrió espacio a los abusos: de gobernadores, líderes, criminales. El enojo de la población, bien guiado por los equipos de redes sociales de AMLO, se convirtió en votos adicionales necesarios para tener el poder. Lo lograron.

La interpretación de este grupo de lo que ha fallado en México, sin embargo, responde al cuento que ellos mismos crearon. Afirman que vivíamos en un paraíso antes de que llegara De la Madrid a la presidencia, y con él esos despreciables individuos llamados tecnócratas. De forma que si reconstruyen al México de los años setenta, habrá éxito. Por eso están rehaciendo el corporativismo sindical, por eso “la economía se maneja desde Los Pinos (o donde esté AMLO)”, por eso hay que subordinar los mercados a la decisión política, por eso hay que tener soberanía alimentaria y energética, por eso hay que repartir dinero a jóvenes y viejos, por eso hay que poner o quitar impuestos al gusto del señor.

Si en los años 70 eso fue un fracaso, hoy lo será en mayor magnitud y con mayor rapidez. Cuando eso ocurra, se abrirán dos caminos: reconocer el error y corregir, o doblar la apuesta y culpar de los problemas a la verdadera mafia del poder: el capitalismo imperialista. Los bolivarianos de Morena están esperando ese momento. Los deliberados Claudios sabrán sumarse a la decisión del pueblo.

Lamentablemente, los mexicanos dieron todo el poder político a una sola persona, rodeada de grupos muy ideologizados, ambiciosos y con pocas capacidades. No es reversible. Quedan la Corte y el Banco para impedir el desastre.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.