Destrucción sin fin
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Destrucción sin fin

COMPARTIR

···
menu-trigger

Destrucción sin fin

11/02/2020
Actualización 11/02/2020 - 12:25

Como hemos comentado en muchas ocasiones, el presidente López Obrador sólo piensa en una cosa: el poder. Es su único objetivo de vida, y continúa en el afán de acumular todo lo posible. De ahí se derivan sus decisiones, que algunos creen que son autónomas, como repartir dinero, promover alza de salarios, enfrentar empresarios o visitar pueblos perdidos. Viene de ahí también su limitada percepción económica, hoy reducida a mantener estable la cotización del dólar, de donde proviene una fingida disciplina fiscal, entre otras cosas.

Mantener y acrecentar el poder en una democracia implica ganar votos, y eso puede hacerse siendo popular: por eso tantos actos populistas. Pero los problemas reducen votos: por eso los distractores. Si el saldo, como ayer veíamos (utilizando datos de oraculus.mx), se va perdiendo, y ya se hizo uso de todo el populismo y la distracción disponible, entonces no queda sino inclinar las reglas electorales para evitar una derrota.

Por eso crecen los ataques al Instituto Nacional Electoral, y especialmente a su presidente, Lorenzo Córdova, y a uno de los consejeros, Ciro Murayama. Como usted sabe, en unas semanas saldrán cuatro consejeros y se elegirán sus reemplazos, que, sin duda, serán cercanos a López Obrador y se sumarán al único consejero que hoy lo es. Eso representa la mitad del Consejo General, que no les alcanza para inclinar las decisiones. Necesitan uno más, de preferencia el presidente. Por eso han propuesto que se cambien las reglas, y que la presidencia sea de sólo tres años.

Aunque tienen votos suficientes para lograrlo, en Cámara de Diputados y tal vez también en Senadores, es conveniente recordar que todas las reformas a las leyes electorales, hasta hoy, han sido por consenso. Es decir, puesto que se trata de las reglas con las que se accede al poder, es necesario que todos los que compiten estén de acuerdo para que haya legitimidad, y no sólo legalidad. Desde 1996, la 'izquierda' fue muy insistente en ello, e incluso en la reforma de 2007-2008 provocaron el inicio del retroceso electoral, convencidos como estaban de que intervenciones extralegales habrían sido relevantes en la derrota de su candidato en 2006.

Pero esa misma enjundia que ponían entonces para defender el consenso, y por lo tanto chantajear al resto de partidos, hoy la ejercen para obtener el control de las elecciones. Y es que no les importaba que hubiera reglas parejas o elecciones limpias, les importaba tener el poder. Y ahora, les importa no perderlo.

Tanto el comportamiento de la seguridad como el de la economía hacen prever que la popularidad del Presidente no mejorará en los próximos 15 o 18 meses, algo determinante para la elección intermedia. Aunque no es algo frecuente, hoy la popularidad de López se traslada directamente a Morena, e incluso a sus gobernadores y funcionarios. Es de esperar que la caída también se traslade y corran riesgos importantes.

López Obrador, sin embargo, no es eterno, y quienes lo rodean necesitan consolidar posiciones mientras puedan aprovecharlo. Ninguno de ellos ganaría nada, si no fuese por la popularidad vicaria que hoy gozan. De hecho, ninguno había ganado nada antes por su cuenta. En el afán de acomodarse, y la obsesión del Presidente por el poder, han ido destruyendo todo el marco institucional sobre el que funcionaba este país, aunque haya sido a medias.

Es muy importante recordar que esta destrucción sobrevivirá al Presidente y a sus secuaces. Dicho de otro modo: será el terreno sobre el que operen otros grupos políticos, otros demagogos y otros rufianes. El daño, pues, no es menor ni transitorio.

Es imprescindible defender al INE, a Lorenzo Córdova y a Ciro Murayama. No se trata de ellos, se trata de lo poco que queda de democracia en México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.