Complicaciones laborales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Complicaciones laborales

COMPARTIR

···

Complicaciones laborales

20/09/2019
Actualización 20/09/2019 - 11:48

Los datos de generación de empleos formales (o más exactamente, de afiliados al IMSS) no han sido buenos desde hace rato. En agosto se crearon poco más de 36 mil empleos, que en un universo de 20.4 millones es realmente poco. A tasa anual, se generaron 358 mil 577 empleos entre septiembre de 2018 y agosto de 2019, que representan 1.8 por ciento del total que había hace un año. Esta tasa, y el monto absoluto, son los peores datos en todo el siglo, con la excepción de las dos recesiones, 2001-2003 y 2009, ambas importadas, como usted sabe.

Es normal que durante el verano se generen menos empleos, pero la tasa actual, como las acumuladas que acabamos de comentar, es también la más baja del siglo, con la excepción de las recesiones. Lo más cercano en tiempos recientes ocurrió en 2013, también en año de inicio de administración, pero fue superior al dato actual. Lo normal en junio es que haya una generación de empleos equivalente al 0.2 por ciento del total (en promedio móvil de tres meses). En 2013 fue de 0.03 por ciento, mientras que en este año fue de 0.01 por ciento.

Debido a esta debilidad, que se ha notado mes a mes, la generación acumulada en un año se va reduciendo. En noviembre de 2018, mes final de la administración anterior, era de 701 mil empleos por año, mientras ahora está en los 358 mil que ya habíamos mencionado. Sin embargo, ya el dato de noviembre era un poco bajo, comparado con los reportados hasta el mes de la elección. Desde inicios de 2017 y hasta junio de 2018, la generación era de 800 mil empleos por año.

En la actual administración, la generación de empleos sigue siendo negativa, con casi 36 mil empleos perdidos (comparando agosto con noviembre 2018). Los afiliados permanentes al IMSS han crecido en poco más de 71 mil, mientras que los eventuales se han reducido en poco más de 107 mil. Lo normal es que haya una caída en generación de empleos en noviembre y diciembre, de forma que ya se ve difícil que en este año salgamos con cifras positivas en cuanto a número de empleos formales.

La buena noticia es que en materia de incremento salarial, seguimos por encima de la inflación. Aunque aquí el último dato que tenemos es de junio, el salario promedio diario es 6.6 por ciento superior al de junio de 2018. Así, al combinar el crecimiento de empleo con el del salario, la masa salarial crece poco más de 9 por ciento para el mes de junio. Aún considerando la inflación, hablamos de cerca de 5 por ciento de incremento en los recursos disponibles de los trabajadores, que sin duda han contribuido a que el consumo siga creciendo en este año.

El incremento salarial es muy variable entre regiones, también utilizando los datos del IMSS. Hay regiones, como las delegaciones México Oriente y Ciudad de México Sur, que ni siquiera compensan la inflación, con aumentos de 3.6 y 3.7 por ciento, respectivamente. Del otro lado del espectro, las delegaciones de Chihuahua, Baja California y Tamaulipas reportan incrementos superiores al 10 por ciento. Casi once, la primera, y 13 por ciento las otras dos. Es, no lo dudo, parte del impacto del incremento de 100 por ciento en el mínimo para la frontera. Antes de que se emocionen mucho, Chihuahua y Tamaulipas presentan una contracción en el número de empleos, comparando con noviembre. Baja California no, pero sí cuando se compara con agosto de 2018.

Ya lo platicábamos ayer, el tema es la productividad. Si ésta no crece, mayores salarios implicarán menores contrataciones, y viceversa. Para obtener una prosperidad general, hay que producir más, no hay otra forma.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.