Apocalipsis zombi
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Apocalipsis zombi

COMPARTIR

···

Apocalipsis zombi

05/02/2019
Actualización 05/02/2019 - 10:14

En la cultura popular, los zombis se han hecho famosos por varias historias de terror en las que esos muertos vivientes atacan a las personas normales. Creo que de eso trata el futuro de Pemex.

Lázaro Cárdenas convirtió la expropiación de la industria petrolera en el símbolo de la consolidación del régimen que estaba creando. Nadie puede negar la astucia del general, que construyó pacientemente el caso y aprovechó la anexión de Austria por parte de Alemania para llevarlo a su culminación. Expropió una industria decadente, puesto que desde 1921 las inversiones se habían movido a Venezuela, en parte por la amenaza de la Constitución de 1917, y en parte por el descubrimiento de crudo abundante en aquel país. Pemex sirvió de poco los siguientes años: producía más o menos lo suficiente para el consumo nacional, sin grandes esfuerzos ni grandes logros.

La gran transformación del mercado petrolero global en los años setenta, que primero nos metió en dificultades, porque ya éramos importadores, nos permitió explotar yacimientos en aguas someras, donde se descubrió el segundo manto más grande del mundo: Cantarell. De eso vivimos los siguientes 25 años, de acabarnos Cantarell.

Para inicios de este siglo, ya era evidente que Pemex era terriblemente ineficiente, que Cantarell se acabaría algún día y que se necesitaba otra estrategia. Tanto Vicente Fox como Felipe Calderón intentaron hacer reformas fiscal y energética, ambas imprescindibles para modernizar la industria. El PRI lo impidió, pero también los seguidores de López Obrador, entonces en el PRD.

El costo de posponer esas reformas ha transformado al moribundo en zombi.

Lo poco que lograron esos gobiernos, sin embargo, es lo que nos permite tener información hoy. Los informes financieros que Pemex debe entregar, por cotizar bonos en Estados Unidos, nos permiten reconstruir la historia de su muerte. En 2002, primer año del que tengo datos, Pemex tenía activos por 72 mil millones de dólares, y pasivos por 62 mil. Su valor neto era de 10 mil millones de dólares, más o menos 100 mil millones de pesos entonces. Cada año, el valor de la empresa crecía, conforme la producción era mayor, y todavía cuando ésta se estancó (2004), el precio alcanzó a ayudar un par de años más. Pero era claro que se venía abajo, y por eso los intentos de las reformas que le comentaba. Al no lograrlas, los gobiernos multiplicaron la inversión, intentando que Pemex se recuperara. Con Fox, se invertían 3 mil millones de dólares (mmdd) al año en Pemex; con Calderón, fueron 15 mmdd anuales, y lo mismo ocurrió con Peña Nieto. De 2001 a 2018, invertimos 220 mil millones de dólares en Pemex.

Sin embargo, su valor actual (septiembre pasado) es negativo: menos 80 mil millones de dólares vale Pemex. Sus activos son de 108 mmdd; sus deudas, de 187 mil, de los que 95 mil son pasivos financieros, y 67 mil reservas para cumplir el contrato colectivo.

Lo pongo más claro: la empresa valía 10 mil, le invertimos 220 mil, y ahora vale menos 80 mil. En 18 años, evaporamos más de 300 mil millones de dólares. Siempre se puede argumentar que estaría peor si no hubiéramos invertido, aunque me queda la duda de qué podría ser peor que tener ese zombi entre nosotros. Los de ahora dicen que van a invertir 5 mil millones de dólares, y con eso Pemex será competitiva, y se sorprenden de que las calificadoras les digan incapaces. Cada año, Pemex se ha llevado 17 mil millones de dólares, ¿pero ahora con 5 mil va a transformarse?

Hay que aprovechar la reforma energética, vender lo que se pueda y darle los santos óleos al zombi, o acabará por comerse todo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.