Aparente paradoja
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aparente paradoja

COMPARTIR

···
menu-trigger

Aparente paradoja

17/01/2020
Actualización 17/01/2020 - 10:38

Muchas personas viven sorprendidas de que, estando la economía estancada, sufriendo desabasto de combustibles o medicamentos, sin avance alguno en seguridad, y con un evidente deterioro institucional, la popularidad del Presidente se mantenga en niveles muy elevados.

Esta aparente paradoja no es tal, sino el resultado de las diferentes perspectivas que tenemos las personas. Quienes apoyan a López Obrador no son ignorantes, limitados o parte de un complot. Son personas que perciben de manera diferente lo que ocurre en la realidad nacional, y por lo mismo tienen una opinión distinta de aquellos que ven avanzar los problemas.

El 70 por ciento de los trabajadores mexicanos tiene ingresos inferiores a tres salarios mínimos. Entre formales, la proporción es de 60 por ciento, y entre informales de 75 por ciento. Los primeros, durante 2019 tuvieron un incremento salarial real superior a 3 por ciento. Entre los segundos, las becas Benito Juárez, los pagos de Jóvenes Construyendo el Futuro, o las pensiones, han incrementado su ingreso, aunque los programas sean ineficientes y muestren fallas. Por otra parte, hubo un aumento en las remesas enviadas desde Estados Unidos que para noviembre promediaba 7.5 por ciento, medido en dólares. En pocas palabras, para esta proporción mayoritaria de los mexicanos, 2019 fue un buen año.

Es cierto que algunos de ellos han sufrido por el desabasto de medicamentos o la desaparición del Seguro Popular, que sus hijos recibirán una educación deficiente, pero eso afecta a pocos, proporcionalmente, o no es fácil de percibir.

La inmensa mayoría de estas personas hace esfuerzos considerables para ganarse la vida, día a día, y no tienen tiempo de ponerse a estudiar tendencias, analizar políticas públicas, o siquiera conseguir información especializada. Su fuente básica son medios masivos, que hoy reproducen la mañanera diariamente. En consecuencia, ven en las noticias lo mismo que perciben en su propia vida: las cosas van bien, aunque sea lentamente. Por eso están dispuestos a esperar unos meses más, o incluso años.

Las noticias de que la inversión se desploma, de que el abasto energético está en riesgo, de la quiebra de Pemex y la potencial pérdida del grado de inversión no llegan a ellos, ni cuadran con su experiencia cotidiana. Por lo mismo, no entienden muchas de las críticas dirigidas al gobierno, y les es más razonable creer en la existencia de grupos opositores, mafia del poder, o cualquier mote que utilice el Presidente para denostar a sus críticos.

Esto es justamente lo que ocurre en el populismo económico. Se ofrecen resultados tangibles de corto plazo, poniendo en riesgo la sustentabilidad económica más adelante. No es necesario que esta discrepancia se refleje directamente en el déficit fiscal. Puede ocurrir, como ahora, que se desarticulen otras funciones de gobierno, manteniendo sólo las relacionadas con la entrega de dinero. Se pueden sobrestimar ingresos del gobierno, y con eso mantener la tranquilidad de los mercados por un rato.

El problema de López Obrador es que su margen de maniobra es muy pequeño. La falta de inversión se refleja ya en poca creación de empleos, y los aumentos salariales parecen llegar a su límite. Los problemas en salud no fueron tan pequeños como imaginaban, y la percepción de inseguridad ha empezado a deteriorarse, según la encuesta de Inegi.

Sin embargo, mientras esa amplia mayoría siga percibiendo que sus ingresos mejoran, la popularidad no caerá. El otro 30 por ciento de la población puede estar muy preocupado con la concentración de poder, el derrumbe económico o las aventuras energéticas, pero es nada más el 30 por ciento.

Las cosas pueden cambiar muy rápidamente si las cuentas del gobierno se vienen abajo, y con ellas el grado de inversión. Al reflejarse eso en una depreciación cambiaría, la popularidad se desplomará. Por eso le preocupa tanto al Presidente lo que ocurra con el peso. Tiene toda la razón. De eso depende su gobierno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.