Fuera de la Caja

Fin del entusiasmo

Todavía hay quienes esperan mejores tiempos, y otros que tienen que responder al clientelismo, pero ya no hay ese ánimo de hace tres años.

La consulta del domingo pasado, la primera en nuestra historia, resultó desangelada. Era difícil esperar otra cosa, si se decidió utilizar un instrumento democrático para una burla. Preguntar a la población si está de acuerdo en aplicar la ley es algo absurdo por donde se vea. Si, además, se hace con una parrafada ininteligible, como decidió hacerlo la Corte, peor.

Como usted sabe, asistió a votar 7.11 por ciento del padrón. El 1.5 por ciento de quienes asistieron votó en contra de la pregunta, quién sabe por qué. Otros 50 mil mexicanos anularon su voto. Ignoro si estos dos grupos pensaban que con ello criticaban el ejercicio, no entendieron la pregunta o de plano preferirían que no se aplicase la ley.

En 12 entidades, el voto logró superar 8 por ciento del padrón electoral. Tlaxcala alcanzó el máximo con 11.7 por ciento, y le siguieron Tabasco, Guerrero, Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Campeche, Morelos, Chiapas, Puebla y Estado de México. Si en lugar de medir por proporción, medimos por votos, entonces los primeros lugares corresponden a Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Jalisco, Hidalgo, Michoacán y Tabasco. Sumados, ahí estuvo 70 por ciento del voto.

Ambas listas coinciden en algo: todas esas entidades están al sur (total o parcialmente) del paralelo 20, que esta columna ha utilizado desde hace tiempo como referencia de una diferencia cultural que es económica desde el inicio del TLCAN, y política desde la llegada de la democracia. El origen cultural tal vez sea milenario, en tanto que esa región es la que en primaria describíamos como Mesoamérica, pero eso habría que estudiarlo con cuidado. El fenómeno actual es evidente, el origen no tanto.

Conviene recordar que esa región ha sido cercana a López Obrador desde hace décadas. Con razón, si uno revisa el comportamiento económico regional. El TLCAN permitió un crecimiento más acelerado al norte del paralelo 20, pero no al sur. De hecho, desde inicios de los 80 las entidades que se encuentran al sur han perdido participación en la generación de riqueza nacional. También población, que migra al norte del paralelo, o incluso de la frontera, porque en su lugar de origen simplemente no hay opciones. No las ha habido desde hace mucho tiempo, y tampoco las hay hoy, según la información económica más reciente. Votaron por López Obrador desde el 2000 pensando que eso les ayudaría. No ocurrió.

Tal vez por eso, en la elección intermedia del 6 de junio, varias de estas entidades cambiaron de opinión. La proporción de votos de Morena y aliados cayó 12 puntos en la Ciudad de México, 13 en Morelos, 11 en Estado de México, 16 en Tlaxcala, 10 puntos en Chiapas, nueve en Tabasco. El que en la consulta hayan asistido algunos cientos de miles de personas, y no millones, confirma que el entusiasmo por el cambio ha dejado de existir. Todavía hay quienes esperan mejores tiempos, y otros que tienen que responder al clientelismo, pero ya no hay ese ánimo de hace tres años. Esperaban un milagro, y los milagros no existen.

Hace casi año y medio (6 de marzo de 2020), en estas páginas, le decía que el sexenio había terminado: aunque López Obrador seguiría en el cargo, no tendría ya iniciativa, dirección, capacidad alguna para gobernar. Poco a poco, los mexicanos han ido percibiendo eso mismo. Cuando pudo, no quiso; y ahora, aunque quiera, no podrá. No redujo inseguridad, ni corrupción. No mejoró la situación de los más pobres, ni sentó las bases para un mejor desempeño económico.

Han sido años de propaganda y movilización, que ahora tampoco están ya sirviendo. Pero quedan tres años.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Fuego del que quema
En la tablita

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.