Tiro al blanco

Un banquete llamado Diablos-Yankees

Una serie histórica, dos equipos recargados y un escenario maravilloso son suficientes ingredientes para disfrutar un banquete de lujo.

Lo que vamos a ver este domingo y lunes en el Estadio Alfredo Harp Helú no es cualquier cosa. De verdad, hay que dimensionar el tamaño de evento que es el Diablos Rojos contra Yankees, pese a ser pretemporada.

Para empezar, la última vez que los de Nueva York estuvieron en la capital mexicana fue en el verano de 1968, antes de los Juegos Olímpicos. En aquella ocasión también se disputaron dos juegos ante el México -en el Parque del Seguro Social-, por estas mismas fechas (18 y 20 de marzo) y la serie terminó con un triunfo por bando, el primero para los locales (5-3) y el segundo para los visitantes (9-2). Aquel roster de los Mulos de Manhattan incluía a figuras como Mickey Mantle (Salón de la Fama y su número 7, retirado), quien estaba ya muy cerca del retiro; además de otros como Frank Fernández y Andy Kosco (uno de los bateadores más poderosos del equipo) y el short stop mexicano Rubén Amaro.

En esa serie hay que recordar al tercera base de los estadounidenses para el segundo juego, Bobby Cox, quien, como beisbolista profesional, picó piedra en Ligas Menores, pero en Mayores solo jugó dos años con los Yankees; después se convirtió en una leyenda como manager de los Braves de Atlanta. Los Yankees firmaron a Cox en un intercambio por dos jugadores con los propios Braves.

Bueno, pues como entrenador, Cox hizo campeones a los Braves en 1995, esa fue la primera Serie Mundial que narró Pepe Segarra, flamante fichaje de FOX Sports México, quien se presentará en su nueva casa en esta misma serie, junto a José Pablo Coello y Ernesto del Valle.

Pepillo es otro de los grandes motivos para ver esta serie; él mismo recuerda haber asistido como aficionado al encuentro con su papá y su hermano, y ayer destacó el cuadrangular de Kosko en el segundo partido. También recordó que ese fue el último año de Mantle con los Yankees, que estaban en restructuración y acabaron esa campaña de 1968 por arriba de .500 por primera vez desde 1964.

La visita de Mantle incluyó dos ponches de parte del legendario Ramón Arano, quien dio 11 chocolates en ese primer juego, en el que resultó el lanzador ganador.

De regreso al presente, el domingo los Yankees enfrentarán a dos viejos conocidos de MLB: Robinson Canó y Trevor Bauer, pero también a más exligamayoristas: Ramón Flores, José Rondón, José Pirela, Franklin Barreto, Río Ruiz y José Marmolejos, entre otros.

De la primera contratación, Canó era el décimo jugador con más salario cobrado en la historia de la MLB con 252 millones 57 mil 791 dólares totales, hasta el final de la temporada 2023.

El dominicano, segunda base, firmó para la actual campaña y sus mejores tiempos los vivió con su rival del domingo, en el que jugó entre 2005 y 2013, antes de irse a los Mariners de Seattle, gracias a un acuerdo por 10 temporadas y 240 millones de dólares; Canó había rechazado una renovación con los Yankees de 175 millones por siete años.

En 2018 fue suspendido 80 partidos luego que le fue detectado el consumo del diurético Furosemide (Lasix), mientras jugaba para los Mariners. De ahí pasó por Mets, Padres y Braves, hasta llegar al México.

Por su parte, Bauer, un pitcher de una calidad extraordinaria, lanzó varias ‘joyitas’ fuera del diamante: fundó una compañía de creación de contenido llamada Momentum con la intención de contrarrestar las críticas a ciertos jugadores por parte de la prensa, al visualizar su vida más allá del deporte; también lanzó una campaña en la que realizó 69 donaciones, 68 elegidas por sus fans y una por él, las primeras por 420.69 dólares y la última, la de él, por 69 mil 420.69… ¿los números le parecen raros? Sí, el 420 está asociado al consumo de cannabis y el 69 tiene que ver con la posición sexual. En sus palabras, ligarlas con drogas y sexo alentaba las donaciones.

Otra ‘joyita’ es su forma de pensar en términos políticos: tiene ideas de extrema derecha, ha expresado su apoyo a Donald Trump y, en su momento, a Mitt Romney; niega el cambio climático; duda sobre si Barack Obama nació en Estados Unidos, además de defender con uñas y dientes la permanencia de la mascota de los Indians de Cleveland, el Chief Wahoo, retirado por ser considerado una caricatura racista; en esa época, Bauer jugaba para los mismos Indians, a los que acusó de censura. Su pensamiento político no es problema, sí lo es que ha sido acusado de ciberacoso contra todos los que no piensan como él o lo contradicen.

La última ‘joya’ es el motivo por el que tuvo que dejar las Grandes Ligas: fue acusado por una mujer de un supuesto ataque sexual y golpes, motivo por el que los Dodgers lo pusieron en licencia administrativa desde julio de 2021. Después, no hubo pruebas y fue declarado “no culpable”, por lo que Bauer la demandó por difamación. Al final, en octubre pasado, el pitcher y la implicada resolvieron sus disputas… pero Trevor sigue sin volver a jugar en MLB y espera regresar a la Gran Carpa esta misma campaña. Por lo pronto, tendrá la oportunidad de demostrar su nivel contra los mismos Yankees el domingo.

De los Mulos, es importante destacar que vienen ultrarreforzados para la actual campaña, luego de un decepcionante 2023 en el que apenas la libraron de tener la primera temporada negativa desde 1992. Por eso trajo a Juan Soto y Trent Grisham (Padres), el mexicano Alex Verdugo (Red Sox) y Marcus Stroman (Cubs), el último para reforzar una rotación que parece ser su punto débil, por más que tengan al Cy Young, Gerrit Cole, en sus filas, para empezar porque se pierde el primer mes por lesión. La proyección de victorias, según CBS, es de 93.5, más de las 82 del año pasado. También habrá que ver la actuación del relevista mexicano Víctor González, recién llegado desde los Dodgers.

Así que son suficientes ingredientes para disfrutar un banquete de lujo: una serie histórica, dos equipos recargados, un escenario maravilloso y una transmisión única con el debut del gran Pepillo Segarra en FOX Sports. Imperdible.

COLUMNAS ANTERIORES

Los ciclos que terminan
Pep, el mejor de todos los tiempos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.