Presupuesto 2020, ¿realista?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Presupuesto 2020, ¿realista?

COMPARTIR

···

Presupuesto 2020, ¿realista?

11/09/2019

En 2019 el gobierno calculó el crecimiento del PIB en alrededor del 2%, al final, según el Banco de México, crecerá alrededor del 0.4%. El Secretario de Hacienda dijo, una verdad básica, pero olvidada por el gobierno: ”los ingresos son proporcionales a la actividad económica”. Por lo tanto, si el PIB crece menos a lo estimado, 1.3%, como lo estiman la mayoría de los analistas privados o 1% como lo estimo yo, se descuadrará el presupuesto, no alcanzaremos el superávit primario estimado de 0.7%, y el déficit será mayor, y ponemos en riesgo que nos bajen la calificación, lo que empeoraría la situación.

Se reconfirma que no se aumentarán los impuestos ni habrá gasolinazos, pero que se incrementará la recaudación. La forma será mediante una mayor presión a los causantes y más impuestos a los ahorros, que es un aumento de impuestos.

En cuanto al gasto, la cantidad a ejercer es de 6.1 billones de pesos, récord en la historia de México, pero se le llama “austeridad republicana”.

Parte de ese dinero es para subsidiar a PEMEX y a la CFE, pagar las pensiones privilegiadas y abusivas de los trabajadores de esas empresas, construir la refinería de Dos Bocas y ampliar los aeropuertos que sustituyen a Texcoco.

Sabemos lo difícil que ha sido para el Secretario de Hacienda y sus colaboradores armar el presupuesto 2020, pero vemos sobreestimados los ingresos y el crecimiento, lo que compromete el equilibrio de las finanzas públicas y mantendrá las expectativas negativas.

Cambiar las expectativas a positivas ayudaría muchísimo al cumplimiento del presupuesto, lo que se podría lograr si el Presidente apoya decididamente, mediante un decreto que reafirme la apertura energética, la participación de empresas privadas en el sector energético, cancela la construcción de la refinería de Dos Bocas y reabre la vía para continuar el aeropuerto de Texcoco por empresas privadas.

Esos cambios implicarían ahorros de miles de millones, que le permitirían al gobierno cumplir con los ingresos y gastos presupuestados. Al cambiar las expectativas a positivas se podría alcanzar un crecimiento del 2%.

Solo así podríamos hablar de un presupuesto realista.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.