Mérida Fest 2020, reflejo de una ciudad multicultural
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mérida Fest 2020, reflejo de una ciudad multicultural

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mérida Fest 2020, reflejo de una ciudad multicultural

16/01/2020

La ciudad de Mérida celebra 478 años de su fundación con un festival de las artes y la cultura llamado Mérida Fest. Así lo ha hecho en los últimos años y para la presente edición 2020, el festival se realiza durante 22 días, entre el 5 y el 26 de enero.

El programa tiene una diversidad de espectáculos que incluyen teatro, danza, música, literatura y algunos eventos académicos. Se lleva a cabo en 33 sedes de la ciudad, que incluyen el auditorio del Centro Cultural Olimpo, el Teatro José Peón Contreras, así como parques, espacios públicos y foros de pequeño formato como Teatro Casa Tanicho, La Rendija, entre otros.

La gran mayoría de los eventos, tienen un corte de entretenimiento y esparcimiento para un público masivo. El espectáculo Fanfarrias en el Aire, que se presentó durante 4 días, tuvo llenos totales y comentarios muy positivos en redes sociales. Se espera que conciertos como el de Los Pericos, que cierra el festival, sean eventos también de mucha asistencia y aceptación.

Positivo para el turismo

Según cifras tentativas que nos compartió el Director de Cultura de la ciudad, el Dr. Irving Berlín Villafaña, el costo del festival es de alrededor de unos 20 millones de pesos y espera una asistencia histórica de 150 mil personas. Como es un evento ya tradicional, se suma a la oferta artística que tiene Mérida de manera habitual durante el año, consolidándola como un destino cultural.

Diplomacia Cultural

Dentro del festival se llevará a cabo el Coloquio Internacional de Diplomacia Cultural en las Ciudades, que contará con talleres, mesas panel y conferencias.

En palabras del Dr. Berlín, “es un importante foro para definir una política cultural hacia el exterior y delinear encuentros de cultura en otros destinos estratégicos que le interesen a la ciudad. La diplomacia cultural es una forma de mostrar cómo es la cultura en otro país.”

Continuando con las expresiones del Dr. Berlín, “el coloquio se da dentro de un marco general conformado por:

a) La multiculturalidad de la ciudad, pues somos mayas, españoles y mestizos, pero también

tenemos coreanos, chinos y afrocubanos. Eso nos conecta con otras sociedades, más allá de lo maya y lo español. b) La multidisciplinariedad del festival, pues tenemos incluidas todas las artes, y c) El mantener una programación que fortalezca la identidad local: la trova, la música yucateca, la comida. Fusionar la cultura de las bellas artes con elementos creativos que no son bellas artes.”

Faltan espacios de reflexión sobre la diversidad y la inclusión

En el programa oficial del Mérida Fest, leemos: “Mantenemos el compromiso de promover y fortalecer el tejido social basado en valores como la paz, el respeto a la diversidad y la armonía al medio ambiente, pero sobre todo el promover vivir para convivir.”

Más allá de ser una ciudad multicultural, en donde convergen alrededor de 25 nacionalidades diferentes, la ciudad de Mérida es también una ciudad que ha ido manifestando la necesidad de hablar de temas a veces polémicos como el matrimonio igualitario, el derecho de la mujer a abortar, y la lucha por la equidad y no violencia contra la mujer.

Espacios como el Mérida Fest podrían ser aprovechados para incluir mesas de diálogo sobre estos temas. Para democratizar la discusión, abrirla al público, y darle voz de una manera institucional a todas las minorías que buscan que esta ciudad les dé justicia social y no discriminación.

Así como lo demuestra el interesante coloquio sobre diplomacia cultural ya mencionado, los espectáculos no tienen por qué estar solos. Acompañados de mesas panel, conferencias y otros conversatorios, podríamos también tener coloquios sobre inclusión y derechos humanos. Una ciudad multicultural, como bien la describe el Dr. Berlín, requiere urgentemente de una política de inclusión más amplia. Sin ese diálogo, será muy difícil resolver las cada vez más visibles y sonoras marchas sociales que buscan la igualdad de derechos para todos.

Es responsabilidad del gobierno, encauzar las muchas inconformidades que hemos visto en los últimos años con las marchas feministas, que hasta el día de hoy, siguen estigmatizadas. Lo siguen, porque no les han dado las herramientas suficientes ni el espacio adecuado para manifestarse. Lo siguen, pues quienes están en posición de privilegio, no entienden el porqué de esas manifestaciones y luchas sociales.

Utilizar el Mérida Fest para canalizar, a través del diálogo, la furia que muchas mujeres tienen por los feminicidios y la violencia, sería justo y audaz. Dar un foro en el Mérida Fest a los homosexuales que buscan unir sus vidas legalmente y así tener acceso a los beneficios que el resto de la población tiene, ayudaría a todos a entender mejor las razones de su lucha.

Conclusiones

El Mérida Fest celebra el aniversario de la ciudad a través de las bellas artes. Permite a sus habitantes el acceso a espectáculos de calidad de manera gratuita y busca que sus espectáculos incluyan expresiones artísticas tanto locales, como de otras nacionalidades que se han ido arraigando en nuestra ciudad.

Cuenta con algunos foros de diálogo como el importante coloquio de diplomacia cultural. Le hace falta, sin embargo, generar mayores espacios de discusión sobre temas que le urgen a la ciudad como son el matrimonio igualitario, la violencia contra la mujer, entre otros temas polémicos.

El festival es positivo para el turismo y para la economía de la ciudad. Sería positivo incluir algunos eventos con costo para el público. La responsabilidad del estado de garantizar el acceso a la cultura ya estaría subsanada con los eventos gratuitos; con los pagados, se rompería con la vieja y viciada costumbre de que la cultura debe ser siempre gratuita. Y de esa forma se da la opción, para quien quiera y pueda pagarlos, de tener acceso a espectáculos de alto perfil con cómodas butacas. Situación que también ayudaría para dar el mensaje, de que el ejercicio artístico es una profesión y hay que pagar por ella.

Deseamos que el Mérida Fest se siga fortaleciendo y enriqueciendo para el bien de sus habitantes y el turismo. El evento es una muestra de la importancia que la administración municipal, encabezada por el alcalde Renán Barrera Concha le da a la cultura. Bien haría el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, en voltear a ver la relevancia que el alcalde le da a la cultura.

*Luis Arturo Herrera Albertos, presidente de la Asociación de Agencias promotoras de Turismo de Yucatán.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.