Urzúa, como en su casa en el Centro Libanés
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Urzúa, como en su casa en el Centro Libanés

COMPARTIR

···
menu-trigger

Urzúa, como en su casa en el Centro Libanés

03/05/2019
Actualización 03/05/2019 - 11:29

Qué les cuento, que el viernes de la semana pasada la comunidad libanesa ofreció una comida en honor del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, a quien se le recibió, obvio, con manteles largos y con la hospitalidad y calidez que caracteriza a los mexicanos de origen libanés. Ah, y por supuesto con su cocina, y varios, según supe, salieron chupándose los dedos, aunque “Los 300 y algunos más” del Duque de Otranto pudieran caer desmayados.

El secretario, literal, estuvo como en su casa, pues, y aunque no estén para saberlo, les cuento que él y su familia son miembros del Centro Libanés desde hace más de 20 años. Estuvo relajado, sencillo, cordial y accesible con todos los invitados que lo buscaban para intercambiar puntos de vista y para reiterarle su apoyo y confianza.

Fue recibido por el presidente del Centro Libanés, Tufic Neme, y por los miembros de su consejo directivo, entre ellos Amin Saiden y Daniel Karam. En el presídium lo acompañó el empresario José Abed, mejor conocido como el ‘capitán Abed’, gran amigo de Manlio Fabio Beltrones.

Los Slim, sí, así como lo están leyendo, pero porque brillaron por su ausencia; el ingeniero Carlos Slim y toda su familia, ¿habrán estado de vacaciones? O su ausencia ¿estaría confirmando la nota publicada por Bloomberg?, en la cual informaba que el ‘inge’, en octubre, le había enviado una carta personal a López Obrador en la cual le propuso que no cancelara el NAIM y hasta le ofreció asumir su construcción. Ustedes, ¿por cuál opción se inclinan?

Del sector público lo acompañaron Carlos Romero, el procurador fiscal, y Luis Antonio Ramírez, director del ISSSTE, a quien por cierto le dio un espaldarazo al decir que eran infundadas las declaraciones del director de administración de esa dependencia en el sentido de que la institución estaba en quiebra.

En su discurso, que hizo sin una sola nota de apoyo, habló sobre las fortalezas de la economía mexicana en un contexto global complicado. Destacó que la política pública se está orientando a romper las grandes desigualdades entre el norte, centro y sur-sureste del país. Por ello la relevancia de proyectos en los que él tiene mucha confianza de que serán detonadores de desarrollo, como la zona de comercio del Istmo de Tehuantepec. Invitó a los miembros de la comunidad libanesa a que inviertan en ese proyecto. Del Tren Maya fue cauteloso, al reconocer que es un proyecto que está en el corazón de su jefe, el presidente, peeeeero que su apuesta está en el del Istmo. Habló de la crítica situación de Pemex y lo que están haciendo para intentar salvarlo.

Para terminar, dijo que a su juicio el mejor economista de México es otro destacado miembro de la comunidad, el actual subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, ¿quihúboles con la flor? Que, dicho sea de paso ¡es muy cierta! Al final hubo cola para sacarse la foto con el secretario y se quedó departiendo hasta tarde con cada uno de los invitados.

Tal vez la diputada de Morena Lourdes Paz andaba mareada al momento de hacer la propuesta para que en la CDMX se venda cerveza al tiempo para desincentivar el consumo, ignorando que el sector cervecero en México genera 55 mil empleos directos y más de 600 mil indirectos. Obvio, hubo reacciones en las redes sociales y a la mofa le entraron Fernando Belaunzarán, Vicente Fox y Javier Lozano, pero, más allá de los memes, se debe decir que México es el principal exportador de este producto en el mundo y que 1 de cada 5 cervezas exportadas es elaborada aquí. Pero extrañamente, los que no pusieron el grito en el cielo ni defendieron sus empleos fueron los principales afectados, los cerveceros como Cassiano de Stefano, presidente de Grupo Modelo; ni Etienne Strijp, de Heineken México; ni los CEO de Beer Factory, Calavera, Ceiba, Casa Cervecera Cru-Cru, etcétera. ¿A qué le temen?, ¿será que NO pagan impuestos como se debe? Por ejemplo, ¿pagarán derechos por el suministro de agua como lo marca la ley?, porque la cebada es importantísima, pero sin AGUA no hay CHELAS. Que conste, que es pregunta con mucha sed.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.