'Somos interlocutores, NO súbditos': Coparmex
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Somos interlocutores, NO súbditos': Coparmex

COMPARTIR

···

'Somos interlocutores, NO súbditos': Coparmex

04/10/2019
Actualización 04/10/2019 - 10:00

Hoy les traigo todos los pormenores de los 90 años de la Coparmex. De entrada, les cuento que andan estrenando oficinas en Reforma casi esquina con Insurgentes. La convocatoria estuvo de súper lujo pues, para que se den un quemón, tuvieron a todos sus expresidentes, a un expresidente de la República, Vicente Fox, quien asistió con su nuevo look en tenis; a la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Rojas, así como a Pita de la Vega, Ramón Muñoz, al embajador de Alemania, a Carlos Salazar, a Luis Carlos Ugalde, Salomón Chertorivski, Claudio X González, quien pensé había llegado con bastón en mano pero no, no se me preocupen, era su paraguas. También estuvo el primer gobernador no priista Ernesto Ruffo, Marko Cortés, Gustavo Madero y legisladores de todos los colores. Los ausentes, Alito del PRI y Dante Delgado de Movimiento Ciudadano, que no llegaron. Para los morbosos, que seguro se están preguntando y cómo se saludaron Fox y Cortés, déjenme decirles que muy bien.

La variedad de los discursos también fue digna de aplausos, desde el de Jorge Ocejo, que fue muy fuerte, pasando por los moderados anecdóticos, hasta los que te daban ciertos mensajes y Gustavo de Hoyos, sin duda, se aventó un cierre con broche de oro.

El primero en hablar fue ni más ni menos que Alfredo Sandoval, presidente nacional (1984 a 1986), quien nos platicó: “Nosotros queríamos que el empresario, en su papel como ciudadano, participara en la cuestión política. Y esto se promovió y no le gustó al sistema. A mí, Manuel Bartlett personalmente me amenazó diciéndome que la arena política era ruda, y que había que atenerse a sus consecuencias, eso iba para los empresarios que salieran de su nicho empresarial y quisieran participar”.

¿A poco no se imaginaron perfecto la escena? Que Echeverría tildó a la Coparmex de traidora a México por defenderse, y que así como antes, hoy seguirán defendiéndose y apostando por el país.

Por su parte, Bernardo Ardavin (1986 al 1988) recordó cuando en los tiempos de Miguel de la Madrid tuvieron que salir una vez más a defenderse y decirle al gobierno, "No somos la oposición, queremos el progreso del país". Y fue así como después de muchos jaloneos se firmó el Pacto de Solidaridad.

Jorge Ocejo (1988-1991), justo cuando a Bartlett se le cayó el sistema, era el presidente en turno y nos dijo: “Las instituciones permanecen y los hombres pasamos y hoy quieren al revés. Los empresarios y la Coparmex somos interlocutores, ¡NO súbditos!” –palabras que generaron el primer aplauso.

“Debemos tener y dar nuestras posiciones sin miedo. Faltan más líderes, muchos de ustedes deben de comprometerse en su entorno con propuestas y posiciones frontales de lo que está mal, y apoyar lo que está bien. No hay que tener miedo, aguanten”, –segundo aplauso. “No me da miedo porque hablo por una institución. Seamos protagonistas”.

Las palabras de Jorge Espina (2001-2003) también fueron memorables: “Nuestra confederación no puede pasar inadvertida por ninguno de los presidentes. Recuerdan ustedes cuando pesaba decir que el Banco Central tiene que ser un banco autónomo, independiente, que no puede manejarse desde Los Pinos; en donde yo oí por primera vez decir esto fue en Coparmex. Cuando se decía aquí en Coparmex que había que poner un instituto que realizara las elecciones, recuerdo precisamente que el licenciado Bartlett, secretario de Gobernación, dijo que no hay nadie que pueda realizar las elecciones a nivel nacional, tiene que ser el propio gobierno. Y Coparmex lo dijo, y ahora tenemos un Instituto Electoral autónomo”.

Juan Pablo Castañón (2013-2015) comentó que ya no son tiempos de los Tlatoanis, que solo a través del trabajo podremos incluir a más personas, y no gracias a las dádivas. Que México es nuestro y somos los protagonistas. Que nos preocupemos por participar en las comunidades, que no excluyamos. Que dejemos de preocuparnos por Juárez o Porfirio, que no veamos por el retrovisor, sino que seamos responsables del futuro.

Sin duda, el broche de oro fue de Gustavo, quien dijo: “¿Qué falló? Primero nos acostumbramos a la injusticia, toleramos que millones fueran apartados de los beneficios de este modelo económico. Por esa indiferencia hay 30 millones en pobreza extrema. Fuimos insensibles. Pasamos la corrupción. Así pues, hoy debemos reconciliarnos. Busquemos decisiones que nos permitan avanzar. Asumamos nuestra responsabilidad social”. ¡Quihúboles! ¿Así o más fuerte? Acto seguido, y en total unidad, recibió una ovación de pie.

Por cierto, el 26 de septiembre de 1929, por iniciativa del empresario Don Luis G. Sada, se fundó la Coparmex.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.