Romo arma su 'Gabinete'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Romo arma su 'Gabinete'

COMPARTIR

···

Romo arma su 'Gabinete'

22/05/2019

El viernes pasado se publicó en el DOF el decreto para crear el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, presidido por Poncho Romo. En castellano, Romo se encargará de armar un “gabinete” para promover la inversión y políticas públicas, lograr un mejor crecimiento del país y, por ende, más empleos.

De entrada les cuento que ya hay dos superfichajes, uno es Frédéric García, exAirbus y expresidente del CEEG, así como José Manuel Madero, exMonsanto. De hecho, les puedo contar que a Frédéric, Romo lo presentó hace una semana en el foro del Credit Suisse, donde pude platicar con él y me dijo: “Estaré ayudando a crear políticas públicas en el sector aeronáutico, en la industria digital y en innovación y tecnología. Tras impulsar desde el CEEG la agenda 20-30, hoy en día mi mayor motivación es hacer realidad algunos objetivos, como generar crecimiento, productividad, inclusión social y apoyar a México a ser un gran actor de la cuarta revolución industrial”.

¿Cobrarás? “Lo estamos haciendo pro bono, un poco como un sabático al servicio del país donde vivo. La economía digital podría cambiar la forma de vida, por ejemplo, de los más marginados. Obvio, el reto es enorme, pero no hay porqué no intentarlo”.

Tras leer lo anterior, a poco no se sienten un poco más aliviados. Bueno, mucho más. García llegó a México hace 20 años, cuando Zedillo privatizó los aeropuertos y él era el director general del socio estratégico de Asur, de Fernando Chico Pardo. Ojo, en el sexenio anterior EPN creó el Comité Nacional de la Productividad, el pero es que él era el presidente y Hacienda el siguiente. Aquí, en la 4T, Poncho será el jefe y este tema lo está fortaleciendo institucionalmente de manera exponencial ante el empresariado. Ni qué decir de cómo les echó porras Wilbur Ross hace unos días, en Mérida, a Mauricio Vila, al canciller Ebrard y a Poncho Romo.

No es por presumir, pero el sábado fui la primera en compartirles en redes la foto en la cual veíamos muy contento, por decir lo menos, al expresidente EPN con su novia Tania Ruiz, en la boda de la hija de su megacuate Juan Collado. Así pues, en plena austeridad republicana vimos a la “mafia del poder feliz”, en pleno apogeo. De hecho, las teorías del complot aseguran que fue Collado –sí, el papá de la novia– quien se encargó de filtrar a la prensa la foto en la que salen los ministros de la Corte Eduardo Medina Mora, Luis María Aguilar y Mario Pardo Rebolledo, para demostrar su músculo (sic). Yo no lo creo, ¿y ustedes?

A propósito del escándalo suscitado, recuerdo la frase que dice: ‘la mujer del César, además de ser honesta, también debe parecerlo’. Luego entonces, la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación debiera permanecer como el sanctasanctórum de la vida nacional, pues no termina por gustarle a muchos que los ministros se conviertan en ¡las hermanas Kardashian de la vida social mexicana! EPN fue, sin duda, el más saludado. Incluso junto con Tania les robaron el reflector a los novios. Lo cual está totalmente fuera de lugar, de acuerdo con el Manual de Carreño. Que cantara Julio Iglesias una canción estuvo bien, peeeeero ¿tres? Fue un exceso, de acuerdo con muchos de los presentes.

El aquelarre, ah no, convivio, fue básicamente de puros priistas en un jardín de Jajalpa, obvio en el Edomex, entre ellos Enrique Ochoa, Rosario Robles, Claudia Ruiz Massieu y Raúl Salinas de Gortari.

Nadie de la 4T que pudiera ser identificado a simple vista estuvo presente (pues a muchos secretarios aún no los identificamos). De los panistas, el representante fue Diego Fernández de Cevallos. Cómo dejar de mencionar que quien también anduvo ahí fue el banquero más adorado de todos, el mismísimo Chato Arroyo, pero invitado por la novia, ¡eh! El único góber presente fue Alfredo del Mazo, aunque también estuvieron los exgóbers Carlos Lozano y Mariano González Zarúr. Las ausencias que llamaron la atención fueron las de Carlos Salinas de Gortari, quien no asistió por estar fuera del país, y la de Emilio Gamboa. La comida consistió en foie gras, ensalada y ternera. Otro dato, el vino que se sirvió fue Único, de Vega Sicilia, ¡quihúboles!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.