Sobremesa

Reviven los muertos del clóset de Pemex

¿Dónde estaba Emilio Lozoya cuando le giraron las órdenes de aprehensión? Respuesta: En Texas. Y dicen las malas lenguas que ayudado por Froylán Gracia, para esconderse.

¿Dónde estaba Emilio Lozoya cuando le giraron las órdenes de aprehensión? Respuesta: En Texas y, dicen las malas lenguas, ayudado por Froylán Gracia para esconderse, y quien le pidió a su hermano en Houston que los apoye.

¿Alonso Ancira? De acuerdo con Gertz Manero, él cruzó la frontera a pie y de acuerdo con mis fuentes, tras atravesarla voló de McAllen, Harlingen o Brownsville directo a Nueva York. De ahí, en su Gulfstream matrícula XA-ASI se fue directo a España.

En ambos casos, Texas es un común denominador y casualmente también es el estado donde vivía Henríquez Autrey, exdirector de Procura, y es donde está el hermano de Froylán.

Sobre el tema de la corrupción y malos manejos en Pemex lo único que puedo decirles es: ¡Se los dije! La primera columna que publiqué sobre el tema fue en septiembre de 2014, la cual titulé:

"El Dueto Maravilla", formado por Froylán Gracia y Enríquez Autrey.

En ella documenté, entre otras cosas, que Froylán Gracia era el segundo de la paraestatal, quien ordenaba en todas las áreas a quiénes se les debían dar contratos. Así como que Arturo Henríquez Autrey, quien se encargaba de todas las compras sin importar que las empresas tuvieran conflictos de interés. Y que lo más increíble era que, aunque le crearon una concentradora de adquisiciones, Procura, no contaba con experiencia alguna en el tema, pues se dedicaba a los desarrollos inmobiliarios en Houston.

Y que Pemex no es cualquier empresa, con decirles que su servicio médico es el tercero más grande en derechohabientes, sólo después del IMSS y del ISSSTE, y dejando atrás a la Sedena y, ¿cómo no?, si por contrato colectivo los empleados pueden tener en el servicio médico a su actual esposa e hijos, así como a varias exesposas y sus correspondientes críos. ¡Ah!, y que Froylán, quien tampoco contaba con experiencia en el tema, pues venía de ver temas de agricultura en la embajada de México en Washington, ya hasta oficina alterna tenía en Las Lomas.

Para febrero de 2016 hice un puntual resumen de los escándalos cuando quitaron a Lozoya de la dirección general y se llamó "Los muertos del clóset de Pemex".

Comencé diciendo que Froylán y Henríquez Autrey se habían negado a hacer públicos sus datos patrimoniales, así como su declaración de conflicto de intereses. Que ambos salieron de Pemex envueltos en acusaciones de corrupción, cobros por citas, malos manejos, viajes por todo el mundo, pésima gestión y, por qué no, un millonario patrimonio que hoy en día nadie conoce. Froylán, quien ganaba casi 120 mil pesos mensuales, nada despreciables, pero que con ese sueldo no podría explicar la vida que se daba, como la remodelación de la casa en la calle de Crestón, en el Pedregal, con más de 1,300 m2. Henríquez Autrey, por su parte, se fue de Pemex ¡mientras estaba siendo extorsionado!

Que otra área de oportunidad para revisar tanto para Pepe Toño González como para Virgilio Andrade eran los proyectos otorgados a empresas como AHMSA, de Alonso Ancira, a quien compraron chatarra a cambio de 475 mdd, destinados a una planta de fertilizantes que tenía 30 años de antigüedad y 14 años inactiva. Y que se debería también seguir la ruta de los multimillonarios contratos de Blackrock, de los de David Martínez y de Trafigura. Ah, y ni qué decir del fiasco de Oceanografía, pues, aunque metieron a la cárcel a Amado Yáñez, nunca le pudieron comprobar el fraude que dicen que hizo. Seadrill también está en el ojo del huracán, pues recibió contratos a diestra y siniestra, arruinando a varios petroleros mexicanos; quesque porque era la única empresa que daba el servicio.

Cómo una imagen vale más que mil palabras…

Así como los contratos otorgados, los Gerard también deberán poner sus barbas a remojar, por su empresa I2, que fue muy beneficiada por Henríquez Autrey en Pemex.

Ah, y ya que andan investigando, les pediría a Gertz Manero y a Santiago Nieto, si nos podrían ayudar a saber en cuánto y a quién le compró los aviones y helicóptero Lozoya, ya que la compra se reservó como confidencial, quesque por cuestiones de seguridad nacional y se adjudicaron de manera directa. ¿Razón para reservar la información? Ninguna. Ah, y saber si ya aparecieron, pues cuando les estalló el escándalo los escondieron y luego no aparecían. Como Paulette, ¡ah no!

COLUMNAS ANTERIORES

¿Quién traicionó a Rosario Robles?
Los 90 años de la Guelaguetza

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.