Sobremesa

No soy 'huachicolero'

Lourdes Mendoza se sentó con José Luis Zavala, director general de Marinsa, y le dijo: 'Sí tengo cartas credenciales para jugar en Pemex'.

Me senté con José Luis Zavala, director general de Marinsa, y me dijo: "Sí tengo cartas credenciales para jugar en Pemex, mi problema es que pasé de ser proveedor a jugador. Todos merecemos una oportunidad. No tengo experiencia en perforación, pero mis socios sí. No soy huachicolero y en efecto no cumplí con una licitación otorgada en tiempos de EPN, pero no por mi culpa, si no por causas de fuerza mayor". ¿Tienes o no la experiencia para perforar pozos mesozoicos en el mar? "Hemos sido objeto de su campaña en nuestra contra porque crecimos, y a los que antes dábamos el servicio ahora les competimos. Yo lo que digo es: déjenos trabajar, el sol sale para todos".

¿Deberían estar inhabilitados por no cumplir con una licitación que te otorgó el gobierno de EPN? "Sí, pero no. Te cuento, fuimos en sociedad con PPS, ellos perforarían y nosotros poníamos el barco. El pero es que los chinos, era un barco chino, nos cobraron los agravios de EPN". ¿Cómo? Sí, el tema se volvió político, nos dijeron que nos acordáramos del tren de Querétaro que haría su empresa China Railway Construction Corporation y de la petrolera, China Oilfield Services, que descalificaron en Pemex. Y que la única forma de poder sacar el barco era comprándolo, no en renta, y no teníamos los 250 mdd. Pedimos ayuda a ProMéxico y al cónsul de Shangai, Alejandro Barragán y Lorena Martínez, respectivamente, pero no nos ayudaron. Hemos tratado de arreglar el percance en Pemex de la 4T, con otras soluciones, pero no nos dejan, quieren un Ferrari a precio de Jetta". Si no tienen 250 mdd, entonces cómo comprobaron la parte financiera para la licitación que ganaron llave en mano.

Te acusan de ser huachicolero y te agarraron un barco hace unos días infraganti.

"Vendemos combustible, jamás huachicol. La Marina fue por mi barco que dizque estaba vendiendo huachicol, no se lo encontraron. Alguien lo puso, pero mis abogados lo descubrieron y nos dejaron libres".

¿Por qué tu empresa tiene tantos negativos en el sector? "Somos una empresa de tercera generación que comenzó siendo camaronera, cambiamos de giro porque el gobierno expropió la industria en los tiempos de Salinas de Gortari y de ahí decidimos entrarle al petróleo que es lo que hay en Carmen, y lo que les molesta es nuestro crecimiento".

En resumen, con la licitación que le dio Pemex a Marinsa su tarea es extraer petróleo de pozos marítimos con contratos llave en mano y, según la industria, los precios que puso Pemex No están acordes con la realidad, pues no contemplan imponderables. Léase, nada puede fallar, sino no salen económicamente hablando; vamos… ni un día de lluvia puede haber. Ustedes juzguen.

El que nada debe, nada teme

Y ya que toco temas energéticos, al que se le vio muy feliz, quitado de la pena y sin que la denuncia en su contra por enriquecimiento ilícito que le pusiera un grupo disidente del sindicato petrolero seis días antes le quitara el hambre, fue a Carlos Romero Deschamps, en el restaurante fifí Puerto Madero. Compartió la mesa ni más ni menos que con el exgobernador de Chihuahua… NO, nooooo César Duarte, no, ese sigue huido, sino con Patricio Martínez, quien también fue senador de la bancada de Emilio Gamboa. ¡Qué amistades!

Más allá de los taxis de Ochoa

Y lo que ha llamado la atención en estos días, es que entre tanto nombre mencionado con desfalcos a Pemex y CFE, no se haya mencionado por nada del mundo a Enrique Ochoa, flamante diputado, quien es el que aceleró todo ese programa de gasoductos ¡que tanto critica hoy Manuel Bartlett! ¿Raro no? Por cierto, qué tal que Ienova puso el ejemplo y fue la primera en reunirse con Bartlett, después lo hicieron TransCanada y Carso, antier. Enhorabuena.

'LA' escena final es…

Ella sale de Los Pinos y deja su anillo de casada y se va muy digna.

COLUMNAS ANTERIORES

Roban a los ‘polis’ jubilados de la CDMX
México, paraíso abierto al abuso sexual infantil

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.