No soy 'Amlito'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No soy 'Amlito'

COMPARTIR

···
menu-trigger

No soy 'Amlito'

01/03/2019
Actualización 01/03/2019 - 10:44

No he pactado con AMLO. Soy un político pragmático, y como hoy soy gobernador y mi prioridad es cuidar mi estado, peleándote con el Ejecutivo no ganas nada. Pero desde la dirigencia del PRI no me temblará la voz y no tengan dudas de que seré una oposición firme y real”: así comenzó mi plática con Alito Moreno, suspirante a presidir el PRI.

¿Por qué debes ser tú el próximo presidente del Revolucionario Institucional? “Lo que necesita el PRI es un líder con carácter, con firmeza, con juventud, con conocimiento del partido. Un líder como tu servidor, inteligente, práctico, pragmático, sensible y que venga de abajo. Yo no tuve papá rico ni papá político. A mí sí me costó mucho trabajo llegar a ser gobernador y llegar hasta donde estoy. Vengo de abajo, de la cultura del esfuerzo”.

La duda sobre ti es que, aunque digas que no, los que no están contigo aseguran que eres de AMLO y hasta te dicen Amlito. ¿Qué les dices? “La política se hace con inteligencia y con estrategia, no con el hígado; aquí hay que construir acuerdos, consensos, por el bien de nuestros estados y por el bien de México. Y desde el PRI, ser una posición firme, valiente, combativa, propositiva y construyendo acuerdos por México; cuando no hay consenso, acuerdo, se cometen errores, por eso se señala con claridad y con firmeza”.

Te he escuchado decir que la unidad del partido es muy importante, pero no nos hagamos, ¡ya están en guerra! ¿Es cierto que si la consulta no es abierta para elegir al presidente, tomarás el partido?

“No es cierto, jamás he dicho eso. Lo que he dicho es que hay que cuidar la unidad del partido y que los priistas quieren una consulta interna a la base, y que si no hay transparencia en el proceso, será el principio de la división del PRI. Yo siempre estoy por la unidad en la competencia. Ah, y cuando quiero decir algo lo digo, no me escondo”.

Esta es la verdad de Alito. ¿Priistas, qué opinan?

Eso anda comentando Pedro Pablo Treviño, presidente estatal del partido en Nuevo León, tras la victoria anotada en la elección extraordinaria de Monterrey. En este momento el PRI aún gobierna 13 estados del país, que suman poco más de 48 millones de habitantes, es decir, el 41 por ciento de la población; cantidad nada despreciable, si se considera el tsunami electoral de AMLO. Además, presume que Nuevo León tiene un gran significado político para el PRI, ya que, a nivel nacional, de las 10 ciudades con más población que gobierna el PRI, cinco municipios son de Nuevo León: Monterrey, Guadalupe, Apodaca, Escobedo y Juárez.

La lección que nos dejó la elección de Monterrey fue que si el CEN trabaja de la mano con los cuadros locales, el partido tiene opciones. ¿Será? Pues tras ver y escuchar el miércoles a Carlos Salazar, de FEMSA y presidente del CCE, pareciera que los regios hicieron clic con AMLO (el lunes tendrán toda la reseña).

Se acuerdan de Janine Otálora, sí, la expresidenta del Trife, quien renunció quesque para ¡facilitar la transición del órgano! Y que su dimisión ocurrió en medio de una megacrisis interna del Trife por la resolución de la elección de Puebla. Bueno, pues déjenme contarles –no lo había hecho por exceso de información–, que el 14 de febrero me la encontré comiendo en el Suntory de Las Lomas, ni más ni menos que con el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. Sí, así como lo están leyendo. ¿De qué habrán platicado? O ¿simplemente estaban celebrando el Día del Amor y la Amistad? Es pregunta al rayo del Sol, por aquello de los ardidos. Y no está por demás comentarles que eso le ha generado 'puras estrellitas' con el ministro presidente, Arturo Zaldívar, quien anda bien al tanto, que va de mesa en mesa… echando pestes de él. ¡Quihúboles!

Aplausos para FCA, al anunciar que la Ram Heavy Duty NO se irá de la planta de Saltillo, confirmando su compromiso con México y sus trabajadores. Ojo, dicho anuncio da marcha atrás a la decisión de la empresa de hace dos años de cambiar su producción de pick ups a Michigan. El góber Riquelme, obvio, celebró la decisión por todos lados. Enhorabuena.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.