menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡No fue penal!

COMPARTIR

···
menu-trigger

¡No fue penal!

11/01/2021
Actualización 11/01/2021 - 12:18

El juego del 21

Y es que esta elección será tan memorable como un México-Holanda… cuando gritábamos el famoso ¡No fue penal! en el Mundial de Brasil allá en 2014, porque a muchos hará llorar de felicidad y muchos otros lo harán de tristeza.

Los mexicanos necesitamos un Congreso con pesos y contrapesos, con legisladores ágiles en la retórica y el debate parlamentario y, sobre todo, ¡que sepan hacer jugadas para plantarle cara a los excesos y abusos gubernamentales!

Si nos imagináramos una selección nacional de futbol que le causara dolores de cabeza al gobierno actual, algo así como el 11 ideal preparativo para la campal del 24, pues iría más o menos así…

El capitán, con el no. 9, sería Felipe Calderón, y es que si se trata de repartir el balón y atacar, él es el indicado. Con su capacidad para jalar la marca y polemizar, la defensiva de la 4T pone sus pilas contra él, mientras descuida otros frentes.

Alineación sorpresa con Marí Elena Pérez-Jaén, que sería la mejor para dejar los tachones clavados en más de un integrante del gobierno. Los fouls inocentes son su especialidad y tiene experiencia metiendo calambres.

Javier Lozano, conocido por su vehemente defensa y capacidad de ataque puede correr del extremo derecho al extremo izquierdo. Sería un gran goleador, acompañado por Enrique de la Madrid, Roberto Gil y Silvano Aureoles.

El portero sería Vicente Fox, pues no hay duda de que como buen guardameta siempre anda viendo qué cacha.

En la media de contención se necesitan jugadores experimentados como Rubén Moreira o Santiago Creel, quienes defenderían la portería en casos de errores o imprevistos.

Otro que juega de manera aferrada al balón y es objeto de ataques en la cancha tuitera es El Zurdo Belaunzarán. Sabe resistir los embates de trols y una que otra jugada sucia.

Selección mexicana de políticos.
Selección mexicana de políticos.Fuente: Oscar Castro.

En la cantera, como joven promesa la incisiva Mariana Rodríguez Mier y Terán quien baja y pasa balones de primera intención. Y bueno, diría mi abuela “boca de infierno”, pero llena de razón.

Un volante dinámico que por juventud desestabilice a la defensa: Fernanda Caso.

También en la media, articulando las políticas públicas y debate presupuestal, Fausto Barajas.

El DT con probada experiencia, Diego Fernández de Cevallos, quien sabe perfectamente en qué momento intervenir y detener los contragolpes es El Jefe. Vamos, ¡juega durísimo, pero siempre entra limpio! Como entrenador deportivo y mano derecha del coach estaría Nacho Morales Lechuga.

En la banca estará Ricardo Anaya, pues se calienta solito sin que el entrenador se lo pida.

Alito, Marko y Zambrano estarán presentes, desde las gradas.

Y Gustavo de Hoyos sería encargado de los patrocinadores junto con Juan Pablo Castañón y Claudio X González.

Como árbitro, ¡faltaba más! Ni Chiquimarco se acerca a este árbitro de primer nivel, Lorenzo Córdova, quien recorriendo toda la cancha le toca ser el verdugo para unos y el santo para otros. Como su abanderado, Ciro Murayama, un viejo amigo que cuenta ya varios mundiales y minutos en su haber y al que le toca ser responsable del VAR (videoarbitraje para evitar que los errores humanos condicionen el resultado).

Como cronistas y narradores estelares… Brozo, el payaso tenebroso, ¡que ha desatado más pasiones y odios que Luis García! Y bueno, necesitaría un partner como narrador, así que qué mejor que Carlos Loret que de manera aguda y sistemática narra las maromas de un gobierno amante de las asignaciones directas, de la cero transparencia y que ha sido calificado como el peor para enfrentar la pandemia sólo después del de Yemen.

Pero lo MÁS IMPORTANTE es el jugador número doce: SÍ, usted. ¿Su INE está vigente?

Por cierto, el miércoles recordaremos el 4-0 del Cruz Azul y ¡cómo solitos perdieron!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.