NAIM, Santa Lucía o incertidumbre
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

NAIM, Santa Lucía o incertidumbre

COMPARTIR

···

NAIM, Santa Lucía o incertidumbre

17/06/2019
Actualización 17/06/2019 - 10:26

El mérito es de quien lo inaugura. Sí, las grandes obras de este país, y en general en la vida, son recordadas por quienes las inauguran NO por quienes las comenzaron, y a las pruebas me remito.

Quien inició la construcción de CU fue Ávila Camacho y quien inauguró fue Miguel Alemán. Si bien López Mateos inició los estudios del Metro, fue hasta Díaz Ordaz que se inició la construcción.

Dicho lo anterior, les cuento que tengo en mi poder el documento que realizó la SCT “Razones para la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco”, aunque debió de haberse llamado “Mentiras para la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco”. Este documento fue realizado tras la comparecencia de Jiménez Espriú, al asegurar que NO había corrupción alguna (no hay investigación alguna y menos aún implicados o denuncia presentada) y al siguiente día AMLO lo desmintió en la mañanera y pidió hacer el documento.

Ojo, la primera vez que AMLO fue al NAIM fue en 2017 y lo llevó Higinio Martínez, quien estaba feliz con el proyecto, ya que había visto la mejora que la zona tendría no sólo con pavimentación de calles y el distribuidor que se hizo, sino por la derrama económica que dejaría en el Edomex, la CDMX y el país en general, al ser un hub.

Estudio que, casualmente, no se ha entregado a los órganos fiscalizadores competentes, como lo estableció el propio secretario al final, en la página 20.

A continuación expongo algunas de las mentiras para la cancelación.

Razón #4 dicen: que los promotores del proyecto omitieron la consideración de los efectos negativos de la obra, seguridad y derechos humanos. La realidad es que hubo 64 estudios hechos por los mejores despachos del mundo en temas del espacio aéreo y aeroportuario, así como de geotécnica, hidráulica, vialidades, contaminación y acústica. Ah, y hasta hoy se desconoce qué estudios han hecho para Santa Lucía. Pero lo cierto es que no hay aval ni de IATA, MITRE y OACI. Y que la presidenta del Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo, Araceli Muñoz, ha solicitado reiteradamente contar con los estudios del espacio aéreo para que las operaciones aéreas no colapsen.

Razón #5 dicen: que el NAIM tenía una planeación deficiente. Mentira, el plan maestro fue modificado por el crecimiento de pasajeros en el AICM de 3.5 a 9 por ciento anual. La planeación de Santa Lucía la hicieron los ingenieros Riobóo y Sergio Rubén Samaniego sin ser especialistas en el diseño de aeropuertos; el primero es ingeniero civil especializado en estructuras y el segundo es ingeniero agrónomo.

Razón #8 dicen: que el avance era solamente del 21 por ciento, lo cual es una mentira; cuando pararon la obra, en noviembre, tenían el 35 por ciento de avance, de acuerdo con Parsons.

Razón #12 dicen: que el lago Nabor Carrillo es uno de los principales receptores de aves, lo que representa un serio problema para la viabilidad del proyecto. Otra mentira, ya que el lago prácticamente estaba a la misma distancia de las pistas actuales del AICM, que de las pistas del NAIM, por lo que entonces habría que cerrar el actual aeropuerto. Ah, en Santa Lucía tendríamos el mismo problema de las aves, pues cerca está el lago de Zumpango.

El Ejército le dijo al Presidente: “Yo construyo lo que usted diga, pero NO somos responsables del espacio aéreo”. Además, ¿sabrá AMLO que con la “aparición del cerro” NO podrán operar las dos pistas simultáneamente cómo le habían dicho? Será por esto que ¿AMLO corrió de su oficina a Riobóo?

Es mentira que el grupo Atlacomulco y EPN habían comprado los terrenos aledaños, puesto que del lado de Ecatepec no hay un metro libre; del lado sur son terrenos federales (Nabor Carrillo); en el oriente está el pueblo de Atenco y los terrenos entre Atenco y aeropuerto los compró Conagua para reserva federal, y en el norte está el famoso caracol, que también es zona federal, ¡así pues, NO hay forma!

En caja, el día de la entrega, el fideicomiso del NAIM, que tenía Nafin, había alrededor de 110 mmdp.

El IPC de la BMV en octubre, cuando AMLO, tras su encuesta 'patito', decide echar para atrás el NAIM, pasó de estar en casi 50 mil puntos a 42 mil y aún no se recupera, y como dijo don Teofilito, ni lo hará, de seguir por estos rumbos.

Es de sabios cambiar de opinión.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.