Le quitaron los alfileres a la economía
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Le quitaron los alfileres a la economía

COMPARTIR

···
menu-trigger

Le quitaron los alfileres a la economía

18/03/2020

Hoy, para no variar y perder la costumbre, les traigo la crónica de la Convención Bancaria en medio del coronavirus.

Obvio, las pláticas en Acapulco eran sobre que el mundo se pararía y que a nuestra economía le quitaron los alfileres. Me explico. El Presidente y su austeridad pararon la economía, sus terquedades minaron el Estado de derecho y lo que nos mantenía a flote eran las remesas y las exportaciones, pero parado el mundo éstas caerán. Ese día BofA dijo que la economía caería 0.5 por ciento; Barclays, que -2 por ciento, y Moodys se fue a -0.9 por ciento. El panorama y las caras eran de preocupación.

Pregunté, por qué no se canceló la Convención y me contestaron: “porque si nosotros como banqueros la canceláramos, la gente iba a decir ‘ellos saben algo que nosotros no’. Así pues, el comité le dejó la responsabilidad a la Secretaría de Salud y de Hacienda y ellos dijeron adelante”.

Luego, se acercó al grupito que estábamos platicando otro banquero y sacó la gráfica del CDS (credit default swap) de Pemex, el cual por primera vez tocó los 590 puntos. En castellano, el temor a que Pemex no pueda pagar sus deudas se triplicó repentinamente. O sea, el mercado ve a Pemex vulnerable, y duda de la capacidad del gobierno de México de entrar al quite si fuera necesario.

Especial

AMLO, dicen, es Neoliberal pues:

Cuida la deuda, la inflación, el tipo de cambio. Respeta la autonomía de Banxico y súmele que firmó el T-MEC.

'EL PERO' es que Ni tiene programa económico ni de infraestructura. 1.- Nunca nos ha dicho ¿a dónde va? 2.- ¿Cuáles son sus metas? Y, 3.- por qué camino nos llevará para cumplirlas.

Fotografía de Lucía Flores

Aquí algunas recomendaciones:

1.- Utilizar los recursos fiscales sólo para aquellos proyectos que tengan un alto impacto en el crecimiento económico.

2.- Cancelar proyectos temporalmente que tengan impacto en el mediano largo plazo como Dos Bocas, Santa Lucía y el Tren Maya.

3.- Aprovechar la compra del aeropuerto de Toluca para descarga de vuelos locales.

4.- Gravar alimentos y medicinas y bajar ISR para estimular actividad económica.

5.- Continuar con los farmouts y reforma energética.

6.- Hacer una estrategia de seguridad nacional, al menos en zonas turísticas.

El jueves a media mañana di la exclusiva vía redes, que el Tianguis Turístico se posponía a septiembre, luego, a la hora de la comida, también me llevé la exclusiva de que ningún mexicano que hubiera estado en la Europa en los últimos 15 días iba poder entrar a EUA.

A las 6:30 comenzó finalmente la inauguración de la convención bancaria. Les puedo platicar primero que Luis Niño de Rivera se aventó un foro tipo Ted Talk con unas macropantallas alrededor, impresionante, y que el formato a la mayoría nos gustó, pues fue mucho más ágil. Mi único pero fue que no alcanzaba a ver las caras de los funcionarios y banqueros mientras las autoridades hablaban, por estar todos al mismo nivel.

El primero en hablar fue Graff, el recién llegado a la CNBV, quien se llevó tremenda rechifla porque mandó pedir un pódium, pero lo peor es que lo puso enfrente de los camarógrafos, así pues –no beban nada porque lo escupirán–, sólo le grabaron el trasero. Luego el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, nos dio una clase de 'Economía 1'.

Al final habló el secretario Herrera y erróneamente no anunció un paquete de medidas contracíclicas, sólo nos dijo que seguirían las recomendaciones de la Secretaría de Salud, el pero es que dicen que en Guanajuato se escapó una momia de un museo y al parecer es ¡el secretario Alcocer! Perdón, no me pude aguantar el chiste, sarcasmo o sátira.

Saliendo, también vía redes, informé que Pepe Meade había pospuesto su tradicional taquiza por el coronavirus.

El viernes la paranoia estaba a todo lo que daba con el coronavirus y que Jaime Ruiz Sacristán estaba contagiado, los desplomes de los mercados y el futuro del mundo. Antes de la comida con el Presidente me topé con representantes de algunas cúpulas y en la plática me dijeron, “tienes que entender que no podemos pelearnos con el Presidente”, a lo que contesté: “tienen toda la razón, pero SÍ pueden decirle en qué no están de acuerdo, pues estas cúpulas sirven de contrapesos, no de tapetes. Y me contestaron, “CLARO que se los decimos”. Leído lo anterior, o sólo les da el avión, o ¿ellos le han recomendado lo que ha hecho?

El momento cumbre llegó cuando, en la comida, el Presidente, tal cual lo había prometido el año pasado, trajo al quién es quién de las remesas, “toma para qué aprendas”, les dijo –recordando la anécdota que le encanta contar cuando Álvaro Mutis le regaló a Gabo el libro de Rulfo, Pedro Páramo, y que Banorte era quien se había sacado la estrella. La cereza es que ni Carlos Hank ni Marcos Ramírez fueron, según esto por la caída de su acción en los mercados.

Otros ausentes, Tony Slim de Inbursa, Santiago Fernández de Amex (su corporativo no lo dejó ir).

Ah, y cómo dejar de mencionar que Monreal aunque no fue su espíritu anduvo deambulando, pues su propuesta de bajar comisiones se hizo realidad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.