Sobremesa

Las incongruencias y falsedades de Lozoya

Él está confeso, pero además tampoco explica ni modo, ni circunstancia en que fue amenazado y mucho menos instrumentalizado, dice Lourdes Mendoza.

SIGUIENDO CON EL RELATO: "A LOZOYA LAS CUENTAS NO LE SALEN"

En el segundo párrafo de la página 29 de su denuncia menciona: "cuando a Braskem/Odebrecht se le confirmó la continuidad con respecto al contrato de Etileno XXI, comenzó a dar dinero en efectivo, recuerdo que fueron aproximadamente 84 mdp para ser entregados a los legisladores ya mencionados, que indicaban Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto. El dinero era entregado por Luis de Meneses Weyll a Rodrigo Arteaga y se llevaban a las oficinas alternas antes referidas, lugar en donde los legisladores enviaban por él".

El pero es que esta afirmación es un contrasentido, puesto que afirma que Luis de Meneses Weyll entregó 84 mdp aproximadamente a Rodrigo Arteaga y se llevaban a las oficinas alternas; se afirma lo que es un contrasentido, primero, porque en ninguna parte de las declaraciones rendidas, tanto ante el Fiscal General de Brasil como ante los Ministerios Públicos de la FGR de México, quienes interrogaron a Luis de Meneses Weyll, este no señala ni Etileno XXI, ni entregas de dinero a nadie, sino únicamente se concreta a denunciar los 10.5 mdd que declaró ante las autoridades del Departamento de Justicia de EU; esto no es un tema menor, OJO, Odebrecht declaró que no entregó efectivo en ninguna parte del mundo, siempre lo hacía en depósitos en cuentas.

FISCAL GERTZ MANERO MIRE:

Luis de Meneses Weyll recientemente ratificó públicamente que no reconoce los 84 mdp. Que él sólo le entregó 10.5 millones de dólares. Y, ni Luis de Meneses Weyll ni nadie en Odebrecht se va a contradecir con lo que dijeron a las autoridades Estadounidenses, porque romperían los acuerdos a los que han llegado allá.

Además, no manifiesta Lozoya cuándo y a quién le confirmó que no se cancelaría el contrato de Pemex con Braskem-Idesa; ni tampoco explica el por qué el exdirector de Pemex optó, como lo señala en párrafos anteriores, por dejar el contrato como estaba, o bien qué tipo de litigios, penas económicas generaría el cancelar el contrato; tampoco señala cuál fue la amenaza o la advertencia que algún superior de él le hubiere dado para cancelar el contrato; igualmente no refiere tiempo, lugar, modo y circunstancia de la forma en que Luis de Meneses Weyll, supuestamente, le entregó a Rodrigo Arteaga esa millonaria suma de dinero, lo que deviene en la incongruencia y falsedad con la que se conduce Emilio Lozoya en su novelesca denuncia.

EN EL ÚLTIMO PÁRRAFO DE LA PÁGINA 29 DECLARA:

"Tengo conocimiento que con motivo de la continuidad del contrato Etileno XXI, bajo la administración del presidente EPN, se entregaron durante el año 2014, aproximadamente 84 mdp adicionales a los ya antes referidos, de los cuales 32 mdp fueron entregados a un representante de Luis Videgaray, de nombre Álvaro Rivera, con quien se tuvo contacto a través del celular 722 784 9761. Luis Videgaray me dijo que él mismo gestionaría estos recursos, o en su defecto, los entregaría a Luis Vega Aguilar, entonces secretario de Finanzas del PRI, de la siguiente manera...", y narra en un cuadro entregas por 32 millones, todo esto en el mes de abril de 2014.

LOZOYA VUELVE A MENTIR Y SIGUEN SIN SALIRLE LAS CUENTAS…

Si juntamos los 84 mdp que Odebrecht le entregó supuestamente a Rodrigo Arteaga, más los 84 millones adicionales como él lo señala, entonces estamos hablando de la no despreciable suma de 168 millones de pesos que, de conformidad con lo manifestado a fojas 30 y 31 de su denuncia, sólo entregó según él a Videgaray, legisladores del Partido Acción Nacional y funcionarios, es decir, 32+40+4+4+4,390 mil= lo que sumados dan 84 millones 390 mil pesos, y NO explica en dónde quedaron los 84 millones faltantes que según él fueron entregados por Luis de Meneses Weyll a Rodrigo Arteaga.

ESTO NO ES TODO

En el párrafo primero de la foja 31 manifiesta que: "existen acuses de recibo y video de una de las entregas", video que mañosamente fue filtrado a los medios de comunicación al otro día de que el presidente AMLO solicitó que se hicieran públicos, situación que a todas luces es irregular. Él se compromete a presentar testigos, recibos y, según el Presidente y el Fiscal General, 16 horas de videos, cuando el video que se dio a conocer dura no más de 4 a 5 minutos, no tiene fecha, no se identifican quién entrega el dinero y quién lo recibe. En fin es una prueba que jurídicamente resulta ilícita, pero lo más ilícito es que Lozoya no explica qué hizo con los 84 millones restantes de las supuestas entregas que Luis de Meneses Weyll le entregó en efectivo por no cancelar el contrato de Etileno XXI; igualmente, qué cómodo es manifestar que todo esto se hizo por instrucciones de Videgaray, cuando no acredita cómo lo amenazaron, tanto Videgaray como Peña Nieto, cuál fue la instrumentación que estos funcionarios le hicieron para que violara la ley, es ilógico. Él está confeso, pero además tampoco explica ni modo, ni circunstancia en que fue amenazado y mucho menos instrumentalizado.

Todo lo denunciado por Lozoya sólo tiene el objetivo de obtener un criterio de oportunidad para liberarse de la cárcel y librar a su familia de los procesos que existen en contra de ellos.

COLUMNAS ANTERIORES

En la ley del argüende, gana quien más miente
El empresario que se despacha con los floreros

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.