La ética es una palabra en desuso
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La ética es una palabra en desuso

COMPARTIR

···

La ética es una palabra en desuso

02/09/2019
Actualización 02/09/2019 - 12:18

No tener palabra ni ética también es corrupción. Así de fuerte, y esto lo digo por la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, coordinada por Mario Delgado, así como por Dolores Padierna, la mano que mueve la cuna detrás de la reelección de Porfirio Muñoz Ledo como presidente de la Cámara de Diputados, a pesar de existir el acuerdo de que le tocaba al PAN.

Los morenistas, en una soberbia inaudita y dejando de honrar su palabra, decidieron pasarle por encima a la bancada panista, teniendo como escudo el argumento –les costará seguramente mucho trabajo creerme, pero es 100 por ciento cierto–, ¡no los soportamos!

Juan Carlos Romero Hicks ha tratado de mantener el diálogo y el respeto con todas las bancadas, aunque no se pueda dialogar con quien no cumple. El tuit que posteó el sábado será: mmm, ¿un poco de memoria para Porfirio?…

En Acción Nacional siempre hemos defendido la democracia. Cuando la izquierda era perseguida por el viejo régimen, nosotros luchamos para crear espacios de participación política para todos. ¿Por qué ahora esa misma izquierda tiene tintes dictatoriales y quiere por violar la ley?”

Así la ética de estos legisladores. Se les olvida que la democracia en la que vivimos, con sus defectos y virtudes, diría la D´Alessio, fue construida con su participación, con la lucha de Cuauhtémoc Cárdenas y el propio Porfirio para abrir estos espacios.

La ley da un plazo de cinco días para echar abajo este agandalle morenista, y no me lo va a creer quién será el fiel de la balanza –inhale y exhale–, ni más ni menos que Rubén Moreira. Sí, el coahuilense que está con AMLO, o cómo olvidar que él y sus dos diputados, Fernando Donato de las Fuentes y Martha Hortencia Garay, votaron a favor de la revocación del mandato y estos ocho –Frinne Azuara, Isaías González, Benito Medina, Luis Miranda, Luisa María Noroña, Juan Ortiz, Dulce María Sauri y Marcela Guillermina Velasco– se ausentaron para No lograr la mayoría calificada y evitar pasar esta iniciativa.

Por lo pronto su presidente de partido, Alito Moreno, ya se pronunció en Twitter y escribió: “Morena da un paso más hacia la destrucción del pacto democrático. La rotación de los cargos de la cámara era un acuerdo de civilidad. El totalitarismo no puede contar en la democracia”. Así pues, estaremos pendientes de su proceder y sus votos.

Previo al Informe se juntaron, en el restaurante Mercaderes, los gobernadores panistas Cabeza de Vaca, Pancho Domínguez, Mendoza Davis, Rosas Aispuro, Martín Orozco, Mau Vila, Diego Sinhue, Carlos Joaquín, y la nota es que se les unió Javier Corral. De hecho se reunirán con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, en Palacio Nacional y los temas a tratar son el Presupuesto, la seguridad y reprobar la ruptura de los acuerdos. Pensando en 2021 el CEN de Marko Cortes debe cerrar filas con sus góbers y bajarle dos rayitas a su soberbia. Ah, y lograr un acuerdo con Margarita Zavala y Felipe Calderón, pues divididos será más difícil.

Comenzó el Primer Informe de AMLO con muchas sillas vacías, lo que hace preguntarme: ¿No invitaron a suficientes personas o le hicieron el feo?

  • La mampara decía Tercer Informe, ¿será qué los dos primeros los dio como presidente legítimo?
  • No traía la banda presidencial, los puristas me dirán que no acudió al Congreso; sin embargo, este fue un acto sustituto y estaba informando como jefe de Estado.
  • “No como antes, que los funcionarios públicos usaban los helicópteros para ir a jugar golf”, qué buen llegue le puso a Emilio Gamboa.
  • La separación del poder político del poder económico, que presumió al inicio, se fue al foso felicitando a Slim y a Carlos Salazar.
  • Bartlett fue mencionado después de felicitar a los empresarios y en la política la forma es fondo, diría Reyes Heroles.
  • Tras reconocer a Carlos Bremer y darse cuenta que no estaba invitado, nos percatamos de que la persona que escribe el discurso NO se habla con el que hizo la lista de invitados.

Mi resumen, la mafia del poder ya se acomodó en el ánimo del presidente López Obrador.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.