Favor de abrochar sus cinturones, atravesaremos zonas de turbulencia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Favor de abrochar sus cinturones, atravesaremos zonas de turbulencia

COMPARTIR

···

Favor de abrochar sus cinturones, atravesaremos zonas de turbulencia

01/04/2019
Actualización 01/04/2019 - 10:08

¿Qué está pasando en Interjet? Hoy en día es la pregunta de los 64 mil. En vísperas de Semana Santa la aerolínea, entre el fin de semana y ésta que corre, cancelará al menos 60 vuelos. La respuesta del personal en mostradores a los cientos de pasajeros afectados, sin previo aviso, fue: ‘en cuanto se arreglen los problemas de gestión de personal todo regresará a la normalidad’.

Ahora bien, la tragedia, sin temor a equivocarme, comenzó al comprar los aviones rusos Sukhoi, acción que incluso pudiera convertirse en la confirmación de la peor decisión de tecnología que ha tomado una aerolínea en los últimos años, por la afectación a su situación financiera y, por ende, la pérdida de sustentabilidad. Además, súmele la ruta de la extraña salida de José Luis Garza como CEO, el pésimo manejo de William Shaw, nuevo CEO, en el problema sindical, y la ausencia de tripulación que más bien parece un paro. El sábado les compartí en Twitter la exclusiva de que, el pasado viernes a eso de las 3:00 de la tarde, Roberto Alcántara, dueño de Viva Aerobús, salió de las oficinas particulares de Miguel Alemán Magnani, en Rubén Darío 185. Por lo que especulé, si en dicha reunión hubieran tratado o hablado de una posible venta, sí, de que Viva Aerobús absorbiera Interjet. Bueno, pues hoy les tengo la respuesta, y esta es: ¡qué no! Que los Alcántara NO comprarán Interjet.

Leído lo anterior, obviamente surge la siguiente pregunta, ¿habrá sido por ver sus números? Lo que no está en tela de juicio es que las agencias de viajes ya prendieron los focos rojos, están preocupadas y teniendo muchas llamadas de los clientes. Por lo pronto les puedo confirmar que hoy, de las 9 a las 11 am, en el hangar de la aerolínea están entrevistando para contratar a sobrecargos sin licencia, ¡así como lo está leyendo! Por cierto, cualquier entrenamiento para certificarse dura en promedio 8 semanas. Por no dejar, les comento que en la base de Toluca los potentes Sukhoi (sarcasmo), bautizados superjet, para quitarles lo ruso, lucen estacionados desde hace semanas. ¿A dónde irán a parar esos aviones que al parecer nadie los quiere ni regalados?

Qué les cuento, que con toda alevosía y ventaja decidí dejar para hoy un chisme extra de la Convención Bancaria para poderlo disfrutar al máximo y que no se perdiera entre tanta información. Resulta que, entre el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa y Adalberto Palma, presidente de la CNBV, no hay una buena relación; ojo, nada es nada. Con decirles que ninguno de los dos mencionó al otro a la hora de sus discursos y que Adalberto, en la comida con el señor presidente, No estuvo en la mesa principal sino en la de junto. ¿Lo habrán mandado cambiar? El problema es que poco pasará en el sector, pues si las cabezas no se hablan… ¡imagínense!

Por cierto, quien también anduvo por allá fue Carlos Salazar, del CCE, y les puedo contar que ya tuvo reunión con AMLO para impulsar los compromisos adquiridos en la comida del consejo para hacer de la inversión una obsesión y terminar con la pobreza extrema. Y que previo a esta cita se reunió con Poncho Romo y con ambos el punto fue: que necesitan certidumbre laboral.

Radio petróleo cuenta que quien anda muy preocupado es Mario Dávila, presidente de Cotemar, pues ya no está su padrino Juan Javier Hinojosa Puebla (exdirector de PEP) para continuar apoyándolo en sus contratos de Semisumergibles Habitacionales (Atlantis y Neptuno) y Mantenimiento, y también sus barcos abastecedores (Olimpo y Atlas). Pues muchos de los personajes que tenían instrucciones de Hinojosa de apoyar incondicionalmente a Cotemar están siendo investigados o removidos de sus puestos para ser transferidos a otras posiciones dentro de Pemex. La preocupación de Cotemar es sobre todo por la evidencia tan obvia que hay de la ampliación de plazos y montos de contratos que tuvieron en administraciones pasadas por instrucciones de Hinojosa. Por ello Pemex no les pagará hasta que revisen cada uno de sus contratos, pues hay precios que difícilmente pueden justificar con otros contratos de proveedores.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.