Sobremesa

Embajadores, en la lista negra

Lourdes Mendoza escribe que existen más o menos 33 embajadores de México en el mundo que son nombramientos políticos de EPN,quienes deberán buscar chamba a partir del 1 de diciembre.

Existen más o menos 33 Embajadores de México en el mundo que son nombramientos políticos de EPN, ¡así cómo lo están leyendo! Según supe, todos ellos deberán comenzar a buscar chamba a partir del 1 de diciembre, día que AMLO iniciará su sexenio. Ahora bien, déjenme decirles que algunos de los "políticos" que deberán comenzar a buscar un head hunter o a Claudia Ruiz Massieu son: Dionisio Pérez Jácome, el tecnócrata que está en Canadá; el priista Enrique Martínez y Martínez, sí, el mismo que en las épocas del Tucom (todos unidos contra Madrazo) parecía el clon de Pedro Infante o al menos aspiraba a serlo, pues deberá dejar Cuba; otro priista es Melquiades Morales, el mismo que sigue siendo cercano al góber precioso, ¡sin palabras!

Quien también deberá estar haciendo sus maletas es, ni más ni menos, el excandidato priista a Baja California, Castro Trenti, quien deberá dejar Suiza; lo bueno es que podrá regresar a su mansión en Las Lomas, donde era vecino de La Gaviota, lo cual le sacó el periódico El Universal en plena campaña. La que también debe estar tristísima, y no es para menos, pues tendrá que dejar Milán, es Marisela Morales, la exprocuradora con Calderón. ¡Quihúboles! Y la lista aún tiene al menos 28 personajes más que deberán empacar.

Todos somos chingones...

Resulta que me enteré que los 'Calderones', tanto Margarita como el expresidente Felipe, han acumulado un nuevo agravio, cortesía de la Sota. Resulta que en los inicios de ProMéxico, en los tiempos de Bruno Ferrari, se creó la campaña "México chingón"; sin embargo, nunca vio la luz, pues en Presidencia dijeron, palabras más palabras menos, que cómo se iba a utilizar dicho adjetivo. Que ni lo mandara Dios. Ahora bien, aaaañoooos después vimos que en la campaña del PRI existió la campaña de "Meade chingón" y los creadores, pupilos de Ferrari, la reconocieron como la que ellos habían creado años atrás. Así pues, el hilo conductor entre ambos espacios o el común denominador es: ¡sí, acertó, Alejandra Sota! Ah, los del Revolucionario Institucional siguen sin digerir el daño que les hizo la Sota. Con decirles que me dijeron "se está haciendo pato y ella es la causa del hundimiento del PRI. Morena, de Yeidckol Polevnsky, debe cambiarle el nombre a la Calzada de Los Misterios y ponerle Calzada Alejandra Sota, pues va directo a La Villa donde se venera a La Morena del Tepeyac". ¡Qué fuerte!, ¿o no?

¿La Sota, en Morena?

Ah, antes de seguir leyendo, por favor siéntense, pues el jueves pasado muy noche vieron a Alejandra Sota platicando con Ernesto Cordero; hasta aquí, nada raro. ¿La nota? Que la "superestratega" anda moviéndose para integrarse como asesora externa del equipo de AMLO, vía un contacto cercano a Jesús Seade. ¡Ver para creer! Hasta donde sé, la tienen bloqueada, pero se sigue moviendo.

Por ProMéxico

Propios y extraños le quieren pedir a Marcelo Ebrard que revise con lupa la joya que tiene el gobierno mexicano en ProMéxico. De entrada, la defienden por ser una de las pocas instituciones no sólo orientada a resultados, sino que los mide, trimestre a trimestre (como las empresas) y los presenta a su Consejo de Administración transparentemente. Cada peso que se ha invertido en ProMexico, ha generado 100 más en inversiones y negocios internacionales para el país. Su presupuesto en 2017 fue de poco más de 1,000 mdp (para ponerlo en contexto: el presupuesto de la SEP fue de 280 mmdp y el de Cancillería de 9 mmdp) y con ello atrajo 17 mil millones... pero de dólares, en inversión extranjera. Y aunque parece que tiene un personal enorme (sólo son muuuuy argüenderos), la realidad es que son relativamente pequeños: sólo 480 personas en México y en el mundo, equivale a la delegación del IMSS… en Puebla. Además, es también un aliado indiscutible de Pymes, que son el motor de nuestra economía. Esto sin contar la labor que hacen en todo México para construir los llamados clusters de las industrias estratégicas, como son la automotriz, aeroespacial o la farmacéutica, por mencionar sólo tres.

COLUMNAS ANTERIORES

La CDMX se calienta por minuto
Libertad para Alejandra

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.