El regreso del Tigre…
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El regreso del Tigre…

COMPARTIR

···

El regreso del Tigre…

15/03/2019
Actualización 15/03/2019 - 10:09

La próxima Convención Nacional Bancaria parece distinta. Hace un año los banqueros se quedaron con una frase que retumbaba en sus cabezas y que seguro empezó a escribir el rumbo de 2019: “El que suelte al tigre, que lo amarre”. Todos pensaron que el tigre aparecería si se presentaba un 'fraude electoral', tal como advirtió el entonces candidato de Morena.

Un año después, López Obrador acudirá como presidente de la República a clausurar los trabajos de la 82 Convención Bancaria, durante la comida del viernes en Acapulco (cambiando al igual que EPN el protocolo, pues siempre los presidentes en turno la inauguraban).

Hace años López Obrador, como político, canceló más de una invitación a participar en dicha reunión. Se entendía: “No es su foro natural”, decían muchos. Hoy, todos los foros son naturales para un presidente todopoderoso.

Sí, ahora AMLO llegará a Acapulco en plan triunfal.

Sin el NAIM, pero con un aeropuerto desbordado y en crisis de operación (Benito Juárez debe estar revolcándose en su tumba); sin una reforma educativa; sin el Estado Mayor Presidencial; con una Guardia Nacional, pero sin poder abatir los índices de violencia; con una caída importante en el empleo por el despido de miles de funcionarios públicos, aunque él tenga otros datos, y con una reforma energética en estado de coma, que podría provocar que Pemex degrade el nivel de riesgo soberano de la deuda de México.

Porque todo lo que ha pasado lo prometió justo en el mismo lugar hace un año. Ganó como nunca y ganó como nadie. Y además, súmele que traerá bajo el brazo un preacuerdo de ajuste de comisiones bancarias tras una iniciativa escandalosa del senador Ricardo Monreal (ladran los perros, Sancho...); con la exigencia a los bancos de “prestar más a los pobres”, y con el enorme reto de disminuir sensiblemente el efectivo circulante en la economía para evitar lavado de dinero y la evasión fiscal.

A pesar de algunos desacuerdos por la postura del gremio frente a la iniciativa para regular las comisiones bancarias y la lenta respuesta de la ABM frente a la crisis del SPEI, Marcos Martínez deja caminando temas como la transformación digital y el compromiso de extender la inclusión financiera en el país. Entre los principales logros de la digitalización, sobresale la implementación del uso de registros biométricos para el próximo año, como una medida de seguridad para todos los usuarios de la banca. Otro es el del próximo anuncio del Cobro Digital (CoDi), una plataforma de pagos de baja cantidad que no tendrá costo para los usuarios y que permitirá reducir el uso del efectivo, transacciones más fáciles y más seguras.

La nueva directiva la encabeza, mejor no se podría, Luis Niño de Rivera, quien tendrá el enorme reto de acompañar la estrategia de impulso al sector financiero anunciada por AMLO. Para ello ha conformado un equipo entre quienes se encuentran Carlos Rojo, de Banorte, como vicepresidente operativo; Julio Carranza, director general de BanCoppel, que fungirá como vicepresidente del Grupo A; Enrique Zorrilla, director de Scotiabank, encabezará el Grupo B; Ernesto Torres, director de Citibanamex, al frente del Grupo C, y Raúl Martínez Ostos, director de Barclays, será el vicepresidente del Grupo D, que reúne a los bancos extranjeros.

Sobre los asistentes del Congreso a la Bancaria, el rumor es que Monreal no asistirá, por lo que le pregunté directamente y su respuesta fue: “Creo que no. Aún no decido, por agenda solamente”. Los que seguro asisten serán Manuel Cavazos Lerma y Patricia Terrazas, ambos presidentes de las comisiones de Hacienda en el Senado y Diputados.

El tigre se soltó el 1 de julio y su regreso será como lo explicaría el nuevo presidente de la ABM, Luis Niño de Rivera: partiendo plaza, cortando orejas y rabo, y retirándose en hombros.

Sugiero a la ABM que este año los gafetes de los convencionistas sean de un color, los de la prensa de otro, y los de los legisladores y funcionarios públicos sean de un color muy llamativo y fosforescente para distinguirlos rápido, porque nadie los conoce. O leerme el próximo miércoles porque les tendré el mejor juego con todo y premio para ubicar a los nuevos en el sector de la 4T.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.