La Aldea

Las redes de Monreal

Monreal ha movido sus fichas, con astucia, con anticipación, sabedor de que juega en desventaja contra el primer círculo del presidente.

Don Ricardo es un experimentado político de elevadas ambiciones.

Ha transitado partidos, gobiernos, legislaturas y lealtades, a pesar de la chicana encuesta que le arrebató, por capricho del caudillo, la jefatura del Gobierno capitalino en 2018.

Pero Ricardo es más paciente e inteligente. Se dirigió al Senado desde donde ha tejido una poderosa red de respaldo y lealtades políticas, construyendo un grupo posicionado, poderoso y con acceso a presupuesto. Todo listo para una campaña presidencial.

La gran pregunta es si la ganará en los afectos del presidente, si logrará vencer la predilección por Claudia, o la discreta eficiencia de Marcelo.

Monreal ha sido pieza clave en el edificio legislativo de la 4T. Ha conseguido, para beneplácito presidencial, aprobar –incluso por unanimidad– algunas de las reformas impulsadas desde el Ejecutivo.

En lenguaje político, Monreal ha cumplido a carta cabal la encomienda de López Obrador. Ha sido su colaborador más eficiente en el Congreso, hasta tuvo que resolver buena parte del tiradero que Mario Delgado provocó por inexperiencia e incapacidad en la Cámara de Diputados.

Pero empiezan a dibujarse los perfiles de la sucesión y a los ojos del presidente, Monreal no aprueba la exigente e incondicional mirada de Palacio. La lealtad ciega, la obediencia incuestionable, la parálisis política hasta que salga el designio del despacho presidencial, no ha sido acatada a pie juntillas por el habilidoso senador.

Monreal ha movido sus fichas, con astucia, con anticipación, sabedor de que juega en desventaja contra el primer círculo del presidente. Por ello, sus oficios para impulsar con respaldo y recursos varias carreras morenistas a las hoy gubernaturas triunfantes. Por ello también, fortalecer su grupo político en el territorio capitalino, por encima de cualquier otro que pueda confundir sus lealtades.

Hay más, la cercanía y vinculación con Torquemada –Nieto, el todo conocedor de los expedientes secretos de la Unidad de Inteligencia Financiera. Ahí hay nombres cuidados por Don Santiago bajo las instrucciones del ‘Jefe’, como llama a Monreal. Tres políticos de diferentes orígenes y generaciones, protegidos por Monreal y que Nieto no exhibirá, salvo mandato presidencial.

Los tres protegidos y encubiertos destacan por su talento como operadores políticos en regiones y territorios, que serán fundamentales para una contienda futura.

Si las inclinaciones del presidente se decantan por Claudia o por Marcelo, como recientemente señaló en su lista de aspirantes al presumir la fortaleza de su caballada –lista en la que no incluyó a Monreal con toda intención–, el senador buscará otras fuerzas para impulsar su candidatura. No serán el PAN, ni tampoco Morena, pero fuera de ellos, todo es posible como un frente PRI-PRD-Verde- MC y hasta el PT, ¿por qué no?, Monreal ya ha militado y servido bajo esas siglas.

A poco más de dos años de distancia parece descabellada una candidatura así, pero en los cálculos del senador, toda ruta y camino están contemplados en aras de construir su propia plataforma.

Ejemplo de ello es el diálogo que se cultiva hoy en el Congreso, entre esas mismas fuerzas para edificar un bloque alternativo.

PRI-MC-Verde y alguno más, valoran el lanzamiento de un frente que haga contrapeso a Morena y que, hacia un futuro incierto, sirva de plataforma para una candidatura presidencial.

Alguien detectó en días pasados tales negociaciones, y provocó la declaratoria de respaldo y alianza “indisoluble” entre el Verde, PT y AMLO, obedeciendo al inocultable jalón de correa.

Cada quien teje sus redes, con miras a 2024.

Claudia y Marcelo tienen que librarse de la debacle de la Línea 12.

En cuyo rescate, principalmente el de Claudia, ya trabaja el propio presidente y hasta el ingeniero Slim.

Monreal tendrá que valorar y sopesar cuidadosamente en qué momento vendrá el rompimiento con la 4T y con el presidente.

Delicadas consideraciones.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

De excesos y ridículos
Cuatro cabezas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.