Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana

La evolución de los medios en México: hacia una personalización del contenido

Los medios tienen la envidiable oportunidad de poder analizar lo que leen las personas que visitan sus sitios y, armados con esa información, mejorar su contenido.

En el siglo pasado, existía una clara distinción entre las noticias que se transmitían por televisión y las que se difundían a través de los periódicos. Las columnas de opinión de los distintos diarios nunca competían directamente por la audiencia con los programas de noticias en las principales cadenas de televisión.

Internet, entre muchos otros cambios que ha provocado, ha hecho que estas empresas compitan directamente entre sí, sobre todo en lo que más les interesa: las ganancias por anunciarse en los diferentes medios. Hoy en día, NMas, la cadena noticiosa de Grupo Televisa, compite directamente por tráfico de internet contra grupos tradicionales impresos que también han dado el salto al internet, además de nuevos contrincantes que nacieron en la arena digital. Quizás el ejemplo más claro sea el Huffington Post, que nunca ha tenido una edición impresa o un programa de televisión, pero que hoy en día es una de las fuentes de información más poderosas en Estados Unidos.

¿Y qué hacer ante esta coyuntura histórica? Algunos grupos periodísticos se han enquistado en sus prácticas históricas y tratan de seguir un esquema meramente de suscripción, dejándolos en el olvido del internet, donde la mayoría del contenido es gratuito. Sobre todo en México, donde la población no está acostumbrada a pagar por contenido noticioso. Solo como comparación, el New York Times tiene alrededor de 9.6 millones de suscriptores, mientras que un periódico en México que solo ha apostado al modelo de suscripción, con dificultad supera los 70 mil.

En México en particular, los medios deben comenzar a adoptar prácticas más allá de simplemente anunciar utilizando plataformas típicas de mercadeo digital de Google. Los medios tienen la envidiable oportunidad de poder analizar lo que leen las personas que visitan sus sitios y, armados con esa información, mejorar su contenido para atraer más visitas e incrementar así sus ingresos por anuncios.

Vale la pena mencionar que ningún periódico en México tiene científicos de datos contratados, al menos no con ese título, mientras que el New York Times tiene al menos 44 personas contratadas que se dedican a temas de datos. Y no solo para analizar su contenido y visitantes, sino también para crear visualizaciones y análisis que a la audiencia realmente le interesen, proporcionando información valiosa que las personas puedan utilizar para tomar decisiones.

¿Cuáles son los obstáculos de aplicar este tipo de tecnologías en México? De acuerdo con las conversaciones que he tenido con personas del medio, uno de ellos es que muchos de los medios tradicionales desconocen o no consideran que estas prácticas sean útiles o rentables. Todavía consideran a los periódicos como se han considerado en los últimos 200 años, medios estáticos que la gente utiliza para consumir información, donde no hay personalización y solo hay una publicación.

Otra razón podría ser que los medios tradicionales no ofrecen retos o problemas atractivos para un científico de datos. Esta industria históricamente carece de recursos y es posible que, en competencia con un banco o una startup, no puedan ofrecer salarios tan atractivos.

Es posible que en la próxima década veamos a algunos medios comenzando a hacer sus primeros intentos usando herramientas de analítica e inteligencia artificial. El advenimiento de ChatGPT y otras herramientas de creación de contenido puede ser tanto un reto como una oportunidad si se saben utilizar bien.

En un futuro no muy lejano, es posible que un habitante de Pachuca tenga acceso a un sitio web de una cadena de noticias que le proporcione contenido personalizado, relevante y útil para su vida diaria. Este sitio web podría brindar información específica sobre eventos y noticias de la ciudad, así como temas de interés para el usuario. A medida que el usuario interactúe con el sitio, la plataforma podría proporcionar información aún más relevante y personalizada, aumentando así su nivel de conocimiento y su capacidad para tomar decisiones informadas. Esta personalización del contenido podría ser una realidad gracias al uso de herramientas de analítica e inteligencia artificial, y los medios de comunicación podrían aprovechar esta tecnología para mejorar la experiencia del usuario y aumentar su alcance y relevancia en el mercado.

León Palafox es académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana.

Twitter: @leonpalafox

LinkedIn: www.linkedin.com/in/leonpalafox

Mail: lfpalafox@up.edu.mx

COLUMNAS ANTERIORES

El futuro de los dispositivos inteligentes, qué nos depara la Inteligencia Artificial
Los datos al servicio del país, la responsabilidad histórica de las instituciones en México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.