Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana

¿Será 2023 la muerte de Google o su renacimiento?

ChatGPT es capaz de responder preguntas y crear textos sobre prácticamente cualquier tema, y parece incluso tener inteligencia.

Hace unas semanas, OpenAI, una empresa de inteligencia artificial lanzó al público lo que posiblemente es uno de los chatbots más avanzados, llamado ChatGPT. Esta aplicación es capaz de responder preguntas y crear textos sobre prácticamente cualquier tema, y parece incluso tener inteligencia. ChatGPT se basa en lo que se conoce como un gran modelo de lenguaje (Large Language Model, o LLM en inglés). Estos modelos tienen como objetivo tratar de describir las diferentes dinámicas que un lenguaje puede tener, y a partir de eso resolver tareas como la predicción de texto, la predicción de sentimientos y el reconocimiento de entidades. Para realizar estas tareas, estos modelos necesitan enormes cantidades de texto para ser entrenados y, a partir de esto, es como pueden generar respuestas casi inteligentes que podemos experimentar si jugamos un poco con ChatGPT. En el caso particular de este chatbot, el modelo de lenguaje es GPT3, que es actualmente uno de los modelos más avanzados.

Pero, ¿cuáles son las consecuencias a largo plazo de la utilización de ChatGPT y otros modelos de chatbot avanzados? Muchos expertos creen que la búsqueda en Internet será uno de los negocios más afectados, ya que podría cambiar la forma en que obtenemos información y realizamos búsquedas en línea. En lugar de buscar términos específicos, podríamos hacer preguntas más directas y esperar que el chatbot interprete lo que realmente queremos saber.

En mi opinión, la búsqueda está muy lejos de ser afectada por estos chats. Por dos razones principales: primero, este chat no es preciso y, hasta la fecha, está muy limitado en la información que puede dar. No puede proporcionar información más allá del 2021, lo que lo convierte en una herramienta limitada si lo que queremos es información reciente. En segundo lugar, si algo nos enseñó la crisis del dotcom en 2001 es que los principios fundamentales de una industria siempre salen a la luz. Y la realidad es que, hasta la fecha, no hay una forma de incluir anuncios en los resultados de una búsqueda en el chat, y sin una monetización clara, será difícil mantener un servicio tan costoso constantemente.

Sam Altman, CEO de Open AI, ha dicho que el costo por cada chat de ChatGPT es de centavos de dólar, lo que puede parecer poco, pero tenemos en cuenta que se pretende que equipare el volumen de búsquedas de Google, que es de alrededor de 8 mil millones de búsquedas diarias. Esto significa que el costo de ejecutar GPTChat sería de al menos 80 millones de dólares diarios, un costo muy alto sin una campaña de monetización clara.

El próximo año, seguramente veremos una explosión de startups que utilicen estos modelos para diferentes usos, y veremos a muchos vendedores en México y en el extranjero haciendo declaraciones sobre cómo estos modelos pueden utilizarse para generar mucho valor en las empresas.

Sin embargo, la gran realidad es que estos chatbots difícilmente podrán generar valor de manera inmediata en una empresa como un banco o una fábrica. Ciertamente tienen el potencial de revolucionar Internet, pero se necesitará mucho dinero y muchos recursos para lograrlo.

¿Cuáles serán las consecuencias a largo plazo de la utilización de chatbots como ChatGPT? ¿Serán realmente capaces de revolucionar Internet y cambiar la forma en que obtenemos información y realizamos búsquedas en línea? Solo el tiempo lo dirá, pero es indudable que estos chatbots avanzados están abriendo nuevas puertas en el mundo de la inteligencia artificial y el procesamiento del lenguaje natural. ¿Estamos listos para lo que el futuro nos depara en términos de tecnología y cómo la utilizaremos en nuestra vida diaria?

“””...”

COLUMNAS ANTERIORES

Los verdaderos retos de implementar Inteligencia Artificial
La Inteligencia Artificial que puede cambiar vidas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.