Ataques palestinos musulmanes a cristianos en Cisjordania y en la Franja de Gaza
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ataques palestinos musulmanes a cristianos en Cisjordania y en la Franja de Gaza

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ataques palestinos musulmanes a cristianos en Cisjordania y en la Franja de Gaza

23/03/2020

La retórica de que los palestinos que viven en Cisjordania y en la Franja de Gaza bajo un régimen de Apparthied impuesto por Israel, es apoyada por la Autoridad Palestina, Hamas, una parte importante de los países árabes y, en buena medida, por los partidos de izquierda de la Unión Europea. Bajo esta óptica los atentados de terroristas islámicos contra Israel son justificados en aras de la liberación de los “territorios ocupados por el colonialismo israelí” sin importar la estela de muerte que dejan entre la población civil israelí y también entre las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

Sin embargo en este contexto, el autoritarismo y la represión ejercidos por la Autoridad Palestina y Hamas a sus respectivas poblaciones, son prácticamente ignorados por los medios de comunicación del mundo árabe. La Autoridad Palestina y Hamas con sus familias y esbirros viven en la opulencia con los recursos robados que les otorgan diferentes países y organismos internacionales para el desarrollo de los palestinos, mientras que la mayor parte de estos últimos viven en condiciones de pobreza extrema y bajo severas reglas represivas. Los gobernantes palestinos desvían la precaria situación que experimenta la población a través de la difusión del odio hacia los judíos e Israel, país que no debería de existir.

Bassan Tawil del Gastone Institute centro de investigación, publicó un artículo el 15 de marzo pasado denominado ¿quién está atacando a los palestinos cristianos? en el que da cuenta “que los líderes cristianos (palestinos) se aferran en condenar a Israel y difundir libelos de sangre en su contra, los cristianos de Belén. (Cisjordania) están nuevamente en la mira de matones y vándalos”, que se intuye son palestinos musulmanes radicales.

Belén se encuentra a una distancia de 9 km. al sur de Jerusalén Este; su población es estimada entre 22,000 y 25,000 en todo el área municipal y 9,000 en el casco urbano.

Tawil señala que la más reciente víctima de la violencia anticristiana en Belén fue el ginecólogo Salemeh Qumslyeh, que sufrió un brutal asalto por parte de vándalos que interceptaron su vehículo en esa ciudad. La familia de Qumslyeh que representa a uno de los mayores clanes de la zona, criticó duramente el asalto, misma que instó a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina por detener a los culpables y llevarlos a la justicia. Se considera que las fuerzas de seguridad, básicamente musulmanes, hacen caso omiso de las demandas de los quejosos cristianos.

El ataque contra el Dr. Qumslyeh se llevó a cabo sólo dos semanas después de que una mujer betlemita, Tarez Taamnell, de 63 años, de la localidad, fue muerta, por la policía palestina que irrumpió en su domicilio para detener a su hijo Yusef, por impago de deudas. Su hija dijo que como cristiana, no confiaba en la ley ni en la policía palestina.

Los cristianos de Belén también acusan a los musulmanes de la ciudad de arrebatarles ilegalmente sus tierras; es el caso de Fairuz Iya, cristiana betlemita de 76 años, que en la pasada Nochebuena denunció que llevaba dos años en los tribunales luchando por recuperar unas tierras obtenidas ilegalmente por musulmanes. Fairuz Iya expresó "que cada vez que pido permiso al juez para hablar, me dice: Todavía no es su turno. Si fuese musulmana me habrían tratado de manera distinta”. Un caso claro de descriminación contra los cristianos, hecho que no es nuevo y que está creciendo. Sostiene que la policía tiene normas distintas para los musulmanes y para los cristianos, que por ejemplo, si se registra un incidente de automóviles que implica a un cristiano y a un musulmán, la policía se pone siempre del lado del musulmán aunque este fuera culpable del incidente automovilístico. Estos también son actos de Appartheid que tanto proclaman los palestinos musulmanes y sus seguidores contra Israel.

Tawil enfatiza, como se indicó al principio de este escrito, que la difícil situación de los cristianos que viven bajo la férula de la Autoridad Palestina en la Margen Occidental y bajo la de Hamas en Gaza es a menudo ignorada por la comunidad internacional y los periodistas extranjeros destinados al Medio Oriente. Señala que la población cristiana ha descendido de 86.0% en 1950 a menos de 12.0% en el presente. En toda la Margen Occidental, los cristianos representan ahora 2.0% de la población total, cuando en la década de 1970 eran el 5.0%.

En la Franja de Gaza donde viven 2 millones de personas, de por sí la población experimenta una crisis humanitaria, la situación de los cristianos es crítica. Su número se ha reducido desde 4,200 de 2007 a unos cuantos centenares en la actualidad. Los militantes de Hamas se han apoderado de propiedades de cristianos, un número indeterminado ha sido encarcelado recibiendo palizas y tortura sicológica. Hamas hostiga a la población cristiana y a las instituciones, iglesias y asociaciones cristianas.

Tawil comenta que mientras los cristianos afirman que ya no se sienten seguros bajo la Autoridad Palestina y Hamas, sus líderes siguen mintiendo sobre los problemas de sus comunidades, se afanan de culpar a Israel. Tratan de hacer creer al mundo que los cristianos están huyendo de Belén y Gaza por las medidas antiterroristas israelíes, no por las brutalidades perpetradas por las autoridades y los musulmanes en la Margen Occidental y en la Franja de Gaza. Lo cierto es que las medidas de seguridad de Israel no son dirigidas directamente contra los cristianos, sino contra los musulmanes palestinos implicados en actividades terroristas.

Tawil se pregunta ¿Qué están haciendo los líderes cristianos palestinos para defender a su comunidad?... nada. Algunos se unen a los musulmanes que difunden libelos de sangre contra Israel, incluso uno de ellos, el Arzobispo greco-ortodoxo Atalá Hana, recientemente afirmó que Israel lo había envenenado, en un aparente intento fallido de asesinato. Hana, conocido por sus pronunciamientos antiisraelíes, adujo que había inhalado una peligrosa cantidad de veneno luego de que un bote de gas penetrara en su despacho eclesial por una venta. Posteriormente se supo que las acusaciones de Hana eran infundadas, una investigación realizada por las autoridades israelíes reveló que la iglesia en que oficia Hana había solicitado a una empresa israelí que la rociara con pesticida.

Hana es considerado un traidor a su propia comunidad, ha guardado silencio frente a los ataques a cristianos en Belén, con ello envalentona a los musulmanes anticristianos para que sigan atacando a los cristianos del lugar.

Las tribulaciones de los cristianos en Cisjordania y la Franja de Gaza se extienden al mundo musulmán; cientos de miles de cristianos, quizá millones, han sido segregados, torturados y un gran número asesinados o expulsados de países predominante musulmanes, esta situación prácticamente no ha sido llevado a la ONU; en cambio las quejas contra Israel en ese organismo, son el pan de cada día.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.