SCJN: Un corredor estrecho
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

SCJN: Un corredor estrecho

COMPARTIR

···
menu-trigger

SCJN: Un corredor estrecho

13/05/2020
Actualización 13/05/2020 - 14:19

En su último libro, Acemoglu y Robinson, titulado The narrow corridor, los académicos hacen un fantástico recorrido histórico del desarrollo de las instituciones políticas de muy diversas sociedades en nuestra evolución. Analizan los términos del 'contrato social' que han existido a lo largo de la historia y sus distintas manifestaciones, categorizando estos arreglos en cuatro imágenes del Leviatán: 'Ausente', 'Despótico', 'Papel' y 'Encadenado'.

El contrato social ideal es aquel en que el Leviatán (el Estado) está 'encadenado', ya que en estos casos se genera un corredor estrecho de desarrollo económico y social, con libertades y bienestar para la mayoría de los ciudadanos.

La clave para mantener al Estado 'encadenado' recae en dos fuerzas muchas veces opuestas: el poder de la sociedad civil y el poder de la clase gobernante. Cuando el Estado es todopoderoso se cae en un gobierno despótico y autoritario; en cambio, en un país con una sociedad donde los poderes fácticos dominan las instituciones políticas, el Leviatán es de 'Papel'.

Esta brevísima síntesis de un texto de 500 páginas es útil para ilustrar la importancia de la resolución de la Suprema Corte de Justicia este lunes declarando anticonstitucional la 'ley Bonilla' en Baja California.

Esa ley era un atropello por todos lados, violentaba el derecho al voto y el principio de certeza jurídica; violaba la prohibición de realizar reformas electorales dentro de los 90 días previos al periodo electoral; violaba el principio de irretroactividad de la ley; y violaba el proceso Legislativo. Un absurdo abuso de poder de Bonilla y Morena de BC.

La SCJN estuvo a la altura para frenar un acto despótico de una institución estatal; pero también la sociedad civil de Baja California empujó con fuerza para hacer evidente los atropellos del gobernador y que su reforma no prosperara. En un país con instituciones responsables, más una sociedad civil vigorosa, se dan las condiciones para un corredor de desarrollo ¡Baja no se dejó!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.