menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lagarde vs. Trump

COMPARTIR

···
menu-trigger

Lagarde vs. Trump

17/10/2018
Actualización 17/10/2018 - 13:08

No hay muchas voces en el mundo que se enfrenten públicamente al presidente Donald Trump. Más allá de las carcajadas escondidas en el anonimato en la Asamblea de Naciones Unidas, no es común que alguien abiertamente contradiga o corrija al presidente del “Make America great again”, que llegó para violentar el orden mundial.

La semana pasada ha sido la peor en la bolsa de Nueva York en mucho tiempo. La caída en Wall Street ha sido la más fuerte en años, y ha sido la tendencia todo octubre. Los inversionistas están reaccionando a la guerra comercial que Trump le declaró a China y al incremento de tasas por la Fed, de 2 a 2.25 por ciento.

El jueves Trump atacó a Jerome Powell y lo tachó de “loco”. La Fed, dijo Trump, “está fuera de control”, tratando de culparla por la caída del índice Dow Jones. Se dijo “decepcionado” de Powell, a quien él nombró en la Reserva y que por ahora no piensa despedirlo.

Mientras tanto, la directora general del FMI, Christine Lagarde, aprovechó el foro de la reunión anual en Bali para pronunciarse claramente en contra del conflicto comercial con China, y hacer un llamado a la sensatez (si existe) de Trump para llegar a un acuerdo. Igualmente, Lagarde, públicamente, apoyó la decisión de la Fed de incrementar la tasa de interés.

Claramente a Trump, que ha medido el “éxito” de su gobierno con el índice de la bolsa, le hace daño esta caída en Wall Street, a tres semanas de que los estadounidenses voten para renovar la Cámara de Representantes y una tercera parte del Senado. Parecería que el voto a favor de los demócratas está repuntado en zonas de clase media urbanas, que hace dos años votaron por Trump. Ese universo sería clave para que los republicanos pierdan la mayoría.

Como buen “macho man”, Trump es incapaz de aceptar errores en su política comercial y económica, así que debe encontrar otros culpables: China y la Fed. Al menos por ahora, México parece haber desaparecido de su retórica político-electoral. Bien por la señora Lagarde, de no dejar pasar estos exabruptos trumpianos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.