La semana y 'Polvo'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La semana y 'Polvo'

COMPARTIR

···

La semana y 'Polvo'

08/11/2019
Actualización 08/11/2019 - 12:51

Como de costumbre en el imposible aburrimiento que se ha planteado el gobierno de la cuatroté como política pública, asistimos esta semana al sismo que atraviesa el gobierno federal por su pésima gestión de las crisis que se han presentado en materia de seguridad.

Son varias los aspectos que han mostrado esta contingencia:

El Presidente se enoja y no se controla: han sido ya repetidas las ocasiones en que el Presidente se ve fuera de sí, regaña, señala e increpa lo mismo a periodistas que a activistas. Jamás criminales, a esos no los toca ni con el pétalo de una declaración.

El Presidente insiste en cambiar el tema: quiere que hablemos de beisbol o de los beneficios de una dieta con minerales y proteínas, de lo alimenticio que es el maíz y el frijol. Él quiere eso pero los ciudadanos, y ahora la prensa internacional, quieren hablar y saber qué va a hacer con la delincuencia. No podrá imponer su tema porque es un problema mayúsculo en el que estamos. La vida dividida en chairos y fifís, tiene límites retóricos y políticos.

La prisa del gobierno y sus limitaciones comienzan a cobrar factura. Un gobierno nuevo, con un Presidente fuerte y consolidado en la opinión pública desde el inicio, va con prisa. Quiere cambiar todo, darle la vuelta a lo existente, mostrar que puede haber un país diferente a base de pura voluntad. Evidentemente esto no es posible, el voluntarismo siempre choca con la realidad (el tema de seguridad es un caso). De esa manera antes de cumplir el año, el Presidente llega en medio de un torbellino de problemas y es claro que se ha quedado sin responsables en Gobernación y Seguridad. Los titulares de esas dependencias ya solamente pueden aportar su desprestigio.

Minimizar los problemas tiene su costo. Negarse a hablar de un tema en específico, sistemáticamente lleva a desdeñarlo y a responder, cuando inevitablemente se tiene que hacer, equivocadamente. Ha sido el caso de la seguridad en la que la retórica presidencial ha tendido incluso a ridiculizar el asunto. Decir que los criminales “andan drogados”, como dijo ayer el Presidente, muestra simplemente un reproche de conducta y no la comprensión de un fenómeno criminal.

Han sido verdaderas tragedias las que han tocado en apenas unos días el gobierno de López Obrador. La manera de enfrentarlos no parece haber sido adecuada, pues lo único que ha sucedido es que los problemas se han agrandado. Veremos qué pasa en los siguientes días.

* * *

Polvo, la película.  Hoy se estrena la película Polvo, dirigida por Chema Yazpick. Esta semana que el crimen volvió a poner su nube negra en el país y que vuelve a ser tema de las conversaciones por todos lados, vale la pena asomarse a esta película. Es una comedia que no por sus situaciones de humor deja de mostrarnos el efecto que puede generar en un alejado pueblo de vida monótona la accidental llegada de la droga. Los personajes son entrañables, los diálogos llenos de silencios –que cuentan tanto en una conversación– son notables con ese peculiar acento que tienen muy al norte. Cierren la semana bien y vayan al cine a verla. Vale la pena.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.