Gobernadores: humillados y ofendidos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobernadores: humillados y ofendidos

COMPARTIR

···

Gobernadores: humillados y ofendidos

19/06/2019
Actualización 19/06/2019 - 14:50

No deja de llamar la atención el trato que da el Presidente a quienes invita en sus giras. Concretamente el que dispensa a los gobernadores de oposición de los estados que visita. Como al principio de su mandato, han vuelto los abucheos a los gobernantes estatales y las porras para el Presidente. Es evidente que se trata de eventos organizados por su partido, Morena, y a los que asisten militantes o simpatizantes – o gente pagada– para alabar al Presidente, participar en falsas consultas y emprenderla contra los gobernadores. Es una especie de circo, en el que uno de los números principales es 'miéntesela al góber.

El Presidente hace uso de su popularidad y lo hace para ridiculizar a quienes gobiernan un estado y pertenecen a otro partido político. Es una jugada más de corte electoral para aplastar a sus opositores. Si al principio de su gobierno le dio rubor con algunos de los gobernadores por las humillaciones y majaderías a que los sometían sus visitas, hoy le vale. En medio de los escándalos que genera su propio gobierno, los dislates de sus mañaneras, los despropósitos de sus subalternos, el desorden de sus proyectos, es normal que encuentre en las giras un reposo y un aliento con la gente y sus aplausos –más aún si le hacen eventos en los que el señor es el único aceptado.

Es de suponerse que los mandatarios estatales deben estar más que molestos con la estrategia de humillación pública del Presidente. Hace apenas unos días el Presidente pidió a todos unidad nacional, a los gobernadores de oposición los invitó a participar en un mitin –francamente ridículo, que solamente sirvió para ver el nivel de bajeza de la cúpula empresarial arrastrándose ante el Presidente– en que se defenderían los intereses del país. Ahí estuvieron varios de los gobernadores. Concretamente estuvo José Rosas Asipuro, que gobierna Durango, asistiendo al llamado del Presidente (algunos más avezados prefirieron no ir, sabedores de que apoyar al Presidente no sirve de nada bueno, al contrario, parece alimentar la fobia que les tiene). ¿Y qué pasó un par de semanas después? López Obrador va a Durango y en un evento abuchean al gobernador. No sólo eso, en una votación a mano alzada, en la que participaron los acarreados, el Presidente decidió suspender una obra pública importante para el estado, todo enfrente del gobernador. ¿Qué ganó el gobernador de Durango con su disciplina y su institucionalidad? Una humillación pública.

Se entiende que quienes mandan en los estados deben de cuidar la relación con la federación. De ahí vienen los recursos, y un pleito sin sentido simplemente le hace daño al estado que gobiernan. Los gobernadores no tienen por qué ser un contrapeso al Presidente, pero sí tienen una dignidad de gobierno y de representatividad que tienen el deber de cuidar y defender –además de la personal.

Si AMLO quiere redefinir casi todo lo existente en el sistema, bien podrían hacer los gobernadores de oposición algo para definir una nueva relación con el Presidente que no sea la de convertirse en cada gira en una diana de tiro al blanco, en un rostro al cual aventarle huevazos y jitomatazos, el número chusco de las giras presidenciales.

¿Qué pasaría, por ejemplo, si lo reciben educada, formal e institucionalmente a su arribo y luego lo dejan con sus militantes –porque son eventos partidistas– y se van a trabajar a sus oficinas o a una gira al otro lado del estado? En fin, que maneras debe haber, más allá de la vigente que consiste en estar humillados y ofendidos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.