¡Eso presidente, duro con los criminales!
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡Eso presidente, duro con los criminales!

COMPARTIR

···

¡Eso presidente, duro con los criminales!

21/06/2019
Actualización 21/06/2019 - 12:59

Durante décadas Notimex fue una agencia de noticias. Hoy, gracias a la visión del señor presidente es algo novedoso y muy necesario para el pueblo de México. Es una agencia de investigación que delata a los criminales que se disfrazan hábilmente de ciudadanos engañando al pueblo bueno. A la cabeza de la agencia se encuentra una persona ideal para el puesto en estas épocas de la 4T: una desequilibrada que es un manojo de fobias y rencores, que cumple perfectamente con las expectativas que el señor Presidente ha depositado en el puesto.

Atrás quedaron esos días en que la agencia difundía noticias sin sentido y que la mayoría de las veces se dedicaba a propagar con poca eficiencia la labor gubernamental. Eso fue el pasado dirigido por cretinos conservadores. Hoy, la agencia Notimex presta un verdadero servicio al pueblo de México: desenmascarar a los verdaderos criminales, a los que le roban al pueblo, a los que sin un ápice de decoro público arrancan el pan de la boca a los más necesitados, los que, en el fondo, no han dejado de explotar al pueblo de la peor de las maneras: el engaño.

Desde que hace unas semanas la Fiscalía General de la República dio un certero golpe a cárteles de la droga atrapando al Tortas y al Jamón, líderes de bandas rivales, y quizá desde la última captura del Chapo, no se había dado un golpe tan severo a la criminalidad. Se trata de una banda de peligrosos pelafustanes, vagos y vagas, maleantes y maleantas que no tienen cómo comprobar que hacen cosas en beneficio del pueblo con el dinero que le han esquilmado a la nación.

Hay que decirlo: se trata de un grupúsculo desprestigiado, un pequeña mafia, una minoría rapaz que, si bien no es de alta peligrosidad en el manejo de armas, su capacidad de hacer daño es incalculable. Se trata de supuestos escritores, pintores y otra gente sin quehacer que se hacen llamar 'artistas' y que han recibido becas del pueblo bueno sin dar nada a cambio.

En efecto, durante la gran noche neoliberal, esta gentuza recibió carretadas de dinero en la modalidad de becas, seguramente a cambio de su silencio o de elogios desmedidos a los gurús de la hipocresía conservadora. Unas pinturas que nadie compra, unos libros que no se venden, música que nadie escucha, bailables que sólo ven en el extranjero han sido la respuesta de estos vividores, de estas rémoras del dinero público al apoyo que se les dio durante décadas. Se acabó. El dinero es del pueblo, no es de ellos.

En su cinismo sin límite, se sienten depositarios del término 'cultura'. Si no se les regala dinero, entonces no se apoya la cultura. Ya lo dijo nuestro presidente y guía, la verdadera luz del mundo y el faro de México, Andrés Manuel López Obrador: “La cultura tiene que ver con los pueblos, nunca los pueblos originarios habían sido atendidos como ahora”. Ahí tienen, malditos delincuentes de cuello intelectual, ¡la cultura es del pueblo, no de los burgueses fifís que se dicen 'creadores'!

Es así, de la mano de Notimex, la agencia que combate a los malos mexicanos, que no volverán a darse verdaderos facinerosos como Octavio Paz, Ramón López Velarde, Rufino Tamayo, Carlos Pellicer y toda una banda de malvivientes que han saqueado al país durante años. ¡No hay marcha atrás! ¡Eso presidente, duro con los criminales! ¡Ni una beca más, patria o muerte!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.