menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El tesoro y otras hazañas presidenciales

COMPARTIR

···
menu-trigger

El tesoro y otras hazañas presidenciales

22/01/2021
Actualización 22/01/2021 - 13:46

Como no hay pendientes ni urgencias en el país, el presidente de la República ha decidido lanzarse a dos tareas titánicas que solamente los hombres más osados se han lanzado en pos de ellas: acabar con Twitter y organizar expediciones para encontrar tesoros en beneficio de los mexicanos. Enfoquémonos en la segunda, pues la primera ya está en la mira del Conacyt. Tal y como lo anunció hace unos días, ordenó a la Secretaría de Hacienda que “se aplique con esta indagatoria”. Se trata de por lo menos 822 billones de pesos perdidos desde la época de Porfirio Díaz. El Presidente lo dijo en su conferencia de prensa: el asunto se lo han planteado “gente seria” que sabe de la existencia de esa enorme suma que en secreto han ahorrado los mexicanos quién sabe dónde. Pero eso no es motivo para no buscar. Gente seria como Cepillín, Fernández Noroña, Paty Navidad y Jesús Ramírez están a favor de la expedición. Ese tesoro, no es casualidad, se encuentra en el extranjero y hay que repatriarlo, cómo de que no. Así pues, que no dejemos solo a nuestro Presidente y ayudémosle en sus grandes retos. A continuación, un breve listado de las próximas hazañas presidenciales a manera de promoción para el pueblo bueno.

El tesoro escondido.- Compañero: el Presidente necesita de tu ayuda para recuperar el dinero que saquearon los extranjeros. Se sabe, los españoles siempre nos han saqueado desde que llegaron con sus infecciones en la conquista hasta el año pasado con sus nefastos proyectos de energía que le roban el aire a los campesinos y a los pueblos originarios. Malditos. Que nos pidan disculpas o vamos a ir casa por casa y al Club Asturiano a buscar el tesoro que esconden y escatiman a nuestra raza de bronce. Acompaña al Presidente en esta búsqueda de lo que nos pertenece y prepárate ¡para ser rico! La cuatroté, avanza.

Vamos por el Penacho de Moctezuma.- Ya se les pidió por las buenas y nomás no entienden los austriacos. El penacho es nuestro y se lo llevaron a la mala. Extranjeros tenían que ser. El año pasado por instrucciones del 'presidente bueno', fue a Austria su señora esposa y se les pidió atentamente la devolución de lo que perteneció a la cabeza de nuestro emperador derrotado. Pero son necios los austriacos y no nos lo quieren devolver. A la mejor se enojaron porque ya les fusilamos a uno de los suyos, a Maximiliano, y saben que ahí está el cerro de Las Campanas por si se ponen bravos con nosotros. Por lo pronto, en junio saldrá una expedición para hacer plantones en la capital de aquel país y desquiciar las chocolaterías, donde tocan valses y demás cosas fifís. Los boletos de avión y las tiendas de campaña se rifarán en las sedes estatales de Morena para no politizar el asunto.

Biden nos tiene que devolver Texas o iremos por ella.- No bastan discursos bonitos ni conciertos de rock para mover las conciencias del mundo. El señor Biden, un conservador neoliberal en toda la extensión de la palabra, ha llegado a desbaratar la excelente relación de dos estadistas: Trump y López Obrador. Este fifí, que todos sabemos que se robó la elección, ha tratado por medio de sus testaferros en este país de armar un clima de linchamiento en contra de nuestro señor Presidente. Exigimos que como muestra de buena voluntad Biden nos devuelva, en el plazo de dos meses, Texas tal y como está. Todos sabemos que se la robaron, que era nuestra y que un prianista se los vendió en cacahuates. Nos saquearon. Lo peor es que ya estaba pavimentado y modernizado. Que le quede claro al yanqui Biden: AMLO no le hablará por teléfono hasta que no tengamos lo nuestro. Si no lo hace, la recuperaremos como el tesoro y el penacho. Ya se alistan para ello los servidores de la nación que después de vacunar al pueblo de México en 2047, rescatarán Texas.

La cuarta, va.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.