Curiosidades constitucionales locales
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Curiosidades constitucionales locales

COMPARTIR

···
menu-trigger

Curiosidades constitucionales locales

02/03/2018
Actualización 01/03/2018 - 22:00

Un año después de la Federal, la Constitución Política de Coahuila cumplió cien años de vigencia el pasado 19 de febrero. A diferencia de la primera, esta última no ha sido objeto de tantas reformas. A lo largo de un siglo, sólo ha sufrido cambios en su texto en 106 ocasiones. Es decir, una vez al año, en promedio. En realidad, se trata de un promedio más bien bajo. En particular si se compara con el promedio anual de veces que ha sido modificada la Constitución General de la República, que es de alrededor de siete.

Sin embargo, a lo largo de sus cien años la Constitución de Coahuila registra altibajos en dicho promedio. Y es notorio su incremento en los últimos doce años, periodo que corresponde a los gobiernos de los hermanos Moreira, Humberto y Rubén.

Una investigadora local, la licenciada Ma. Guadalupe J. Hernández Bonilla, realizó y publicó un interesante estudio acerca de cómo se fueron dando las reformas a la Constitución local de Coahuila durante sus primeros 94 años y ocho meses de vigencia, es decir, de febrero de 1918 a octubre de 2012. Y la información de los otros cinco años y cuatro meses corresponde a investigación propia de quien esto escribe.

La licenciada Hernández Bonilla divide su estudio en tres periodos. El primero lo hace comprender de 1918 a 1945. En este, que abarca 27 años con más de una decena de gobernadores, por la inestabilidad propia de la época, la Constitución sólo fue modificada en 22 ocasiones. Es decir, en menos de una ocasión por año, en promedio.

El segundo y más prolongado periodo va de 1945 a 1987. En los 42 años que comprende, la Constitución Política de Coahuila sólo fue objeto de dieciséis enmiendas. Una por casi tres años, en promedio.

En notorio contraste, el tercer periodo, que va de 1987 a 2012 y comprende por lo tanto un cuarto de siglo, registra sin embargo 49 reformas constitucionales. Dos por año. Más notable aún es, dentro de este periodo, lo que se observa en los cinco años en los que Humberto Moreira ocupó la gubernatura, pues fueron 24 las reformas. En promedio casi cinco por año.

La investigación propia arroja un dato sumamente curioso: el siguiente gobernador, de nombre Rubén y hermano del anterior, promulgó exactamente el mismo número de modificaciones a la Constitución local que Humberto Moreira: 24. Lo cual significa que este par de hermanos, en once años, promovieron casi la mitad, 48 de 106, de las reformas que la Constitución de Coahuila ha tenido durante un siglo.

Si se hace un “mapeo” de las enmiendas de los Moreira, se observará que éstas se concentraron básicamente en artículos que les permitieron simular avances, cuando por el férreo y autoritario control político que ejercieron –y aún ejercen- sobre el estado; o bien para tener a la mano salidas jurídicas si las cosas llegaran a complicárseles. Así fue el llamado Moreirato.

A reserva de llevar a cabo un análisis más detenido y riguroso, respecto de las numerosas reformas constitucionales realizadas por el tándem Moreira, se plantea la siguiente hipótesis de trabajo:

Si se hace un “mapeo” de dichas enmiendas, se observará que éstas se concentran básicamente en artículos relativos al manejo financiero, la deuda pública, lo relacionado con la procuración de justicia, la transparencia, la rendición de cuentas y las facultades del Ejecutivo. Si se profundiza en su contenido, se cae en la cuenta de que algunas son para simular avances en dichas materias, a sabiendas

de que su incumplimiento no les acarrearía consecuencias, por la rudeza con que trataban a los opositores; o bien cambios para tener a la mano salidas jurídicas cuando las cosas se llegaran a poner difíciles. Otras reformas son de plano para facilitar o mantener por un grupo el control político del estado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.